La mezcla estadounidense y caribeña hacen de Miami una de las ciudades más divertidas del mundo, con mucho más que ofrecer de lo que uno creería.

South Beach

Miami ya es de por sí un paraíso, pero para un turista gay es un sueño hecho realidad. Además de las playas, la comida y las compras, se le puede sacar bastante jugo a esta ciudad estadounidense que sencillamente grita “Bienvenidos”.

Obviamente el primer atractivo que nos viene a la mente es la playa. Entre la mezcla de chicos del sur del país y los cubanos, y los turistas de todo el mundo, la playa es un mejor menú para coquetear que la app de ligue que quieran, porque además de verlos en persona, lo hacemos mientras usan traje de baño. South Beach, en el distrito histórico Art Déco plagado de luces neón, es la mejor opción para ver muchachos sin camisa.

Azucar

Uno de los mayores placeres que tenemos en esta vida es comer, porque a veces claro que vale la pena no tener un six pack. No es secreto que la cocina gringa no es exactamente la más gourmet del mundo, y que la de muchos otros países se la llevan de calle. Pero gracias al multiculturalismo de Miami, los restaurantes ricos llueven. Latinoamericanos, españoles, caribeños, europeos, asiáticos, hay de todo, pero quizá los más ricos sean los cubanos. En Little Havana se concentra la población de esta isla, en todos los rincones se escucha ese español de acento marcado, se escucha el son, y se come delicioso. ¿Mi mayor recomendación? Azúcar, una heladería INOLVIDABLE.

OK OK OK, ya que entramos en los placeres culposos y las adicciones, obviamente a Miami hay que ir de compras. En la ciudad una excelente calle peatonal para dejar la tarjeta en ceros es Lincoln Road Mall. También está The Falls en Midtown Miami, Dolphin mall y muchos más con las boutiques que gusten y manden. Pero si son verdaderos shop-a-holics, y tienen tiempo de salir un poco de la ciudad, no pueden dejar de ir a Sawgrass.

Relacionada: ¿Con quién viajar?

Wynwood

En esta ocasión no les voy a recomendar museos de arte. Si en verdad quieren una experiencia cultural única, Miami tiene una de las más impactantes que he vivido. Wynwood es el distrito de arte urbano más espectacular que jamás verán. Se trata de una zona cool llena de color, ya que las paredes de decenas de edificios se encuentran pintadas por los artistas modernos más talentosos de la ciudad, el país y el mundo. Pero además están Las Paredes (Wynwood Walls), donde solamente los mejores tienen el privilegio de plasmar sus murales en un parque público, donde además hay dos galerías y Wynwood Kitchen, un restaurante latino delicioso. Recorrer y admirar las piezas claro que es revitalizan, pero ver a los guapos artistas o fanáticos del arte es un gran plus.

No desesperen, ya llegamos a lo gay. Para una noche llena de música, mientras todos los bogas van al Mango’s Tropical Cafe (donde la verdad los shows están padres), nosotros nos concentramos en Twist (con varias barras muy cool, incluyendo una con el gogo-boy más bello que he visto), Palace (con vista a la playa) y Azúcar (con show y música en español). Por ser playa, tampoco tienen que preocuparse mucho por lo que se van a poner, de hecho hay más shorts, tank-tops y sandalias de las que me gustaría ver.

Cuidado con la temporada de huracanes (junio-noviembre, aunque no todos los años), pero no se preocupen por el español. Les deseo las mejores vacaciones en Miami, y no olviden el traje de baño sexy 🙂