Mientras la primavera nos eleva las hormonas, el sol comienza a calentar más de lo habitual y las prendas disminuyen su tamaño, hay algo que todos estamos pensado: ¡POOL PARTY!

Si lo piensas bien una fiesta en la alberca lo tiene todo para ser el mejor evento de la temporada: A tu crush en traje de baño, a tu crush mojado, a tu crush secándose en el sol… Si además le sumas a tus amigotes, un par de cocktails y música riquita: ¡Eureka! Va a ser la sensación. ¡Pero alto! Si no lo planeas bien, todo se puede ir al carajo, así como pasó con tu vida amorosa… así como pasó con tu vida en general. Ahora respira… en Homosensual te tenemos cubierto, esto es: Cómo organizar la mejor Pool Party con tus amigos.

1.- La Cosa Nostra:

Primero lo primero: Junta a tus secuaces para la misión. Necesitas a tus amigos y amigas cercanos para que te ayuden con todo lo que hay por hacer. Necesitas una Rachel y una Karen para tu Regina. Una Detox y una Roxxxie para tu Alaska. Estos es como la mafia, caro mio… Una vez dentro ya no puedes salir.

2.- Las cartas sobre la mesa:

Ya con tu dream team formado, fijen situaciones básicas. Por ejemplo: La fecha, un aproximado de invitados, la duración, transporte, el tono de la fiesta, etc.

3.- The money, honey:

La hora de las verdades es cuando tienes que sentarte frente a un espejo, verte directo a los ojos y darte cuenta de que no eres millonario. Una vez hecho eso, abre tu cartera y cuenta tus billetitos para que tengas una idea del presupuesto, en base a ello vas a poder partir para planear los siguientes puntos. Ten en cuenta de que puedes echar mano de las siempre útiles muletillas fiesteras como: «Cada quien trae lo que va a beber», «Nos vamos a cooperar para pagar la comida… y mi renta del mes próximo», «Mamá, no seas gacha y coopera para la fiesta» y «Jefe, si se coopera lo invito a usted y a esta bola de Godínez también»

4.- Escoge bien el lugar:

Este es el punto más crucial de todo el operativo pool party. Piensa.. ¿Realmente quieres llevar tu fiesta Homosensual al balneario de tu colonia?, ¿En serio quieres ir a tomar martinis en un chapoteadero de 2 metros cuadrados? Piensa en grande, que valga la pena a medida de las posibilidades, claro. Checa que el lugar sea limpio, pregunta por paquetes, pregunta si hay chavos guapos atendiendo y a ver que tan gay friendly se ve . Para los lectores del DF, los de Acapulco, San Miguel de Allende, Morelos, Tequisquiapan y sus alrededores, les tengo una recomendación en el Club Piedras de Sol

El Club Piedras de Sol en Ticumán, Morelos cuenta con una alberca grande rodeada de sombrillas y sillas especiales para sostener tu bebida mientras te asoleas, al lado del solario donde está la alberca, hay una zona de descanso con mesas, sillas y una pared para escalar. Todo cubierto por una agradable media sombra que hacen las palmeras. Además cuenta con un complejo que incluye una pequeña sala con proyector, una bar, una cocina, baños, billar, futbolito y TODO lo necesario para que sea la Pool Party de tus sueños.

Lo mejor de todo es el precio que manejan, adaptable a todos los presupuestos. Les dejamos el teléfono (sólo por si acaso): +55 3928 7904 (puedes mandar mensaje por what’s app si quieres)

Repitan conmigo: Sí me merezco una buena Pool Party, sí me la merezco, sí me la merezco. P.S. No digan que los mandé yo porque a mí ya no me dejan entrar desde un desafortunado incidente que involucró mantequilla, animales inflables, a mí desnudo y mujeres gritando… Pero pueden decir que leyeron de ellos en Homosensual y así ya sabrán como tratarlos.

5.- Sine Cerere et Baccho friget Venus:

La comida y la bebida, cariño. ¿Qué les vas a dar de comer a toda la bola de inútiles que vas a invitar? ¿Churritos con salsa? ¿Virotes con chorizo y chile? (Brincos dieras). Si tu fiesta es cosa de unas cuantas horas puedes salir del apuro con botanita, pero si planeas acampar o que se extienda considerablemente no seas inhumano y lleva algo que calme los estómagos. Tampoco prescindas de la boisson, la beberecua, la bebezón, el boozing… pero mantenlo cute y classy. Nadie quiere verte hacer desfiguros, la gente tiene ya suficiente viendo el desfiguro de tu cara. Sin beber ni comer el amor se enfría.

6.- El alma de la fiesta:

Una vez fui a una pool party donde no había música y el organizador no pudo volver a salir en público porque estuvo horrible y de hueva. (Fui yo, envíen ayuda, si salgo me golpean). Ten un buen repertorio de música, que esté variado y que no se acabe ni se repita. Puedes llevar tu celular con el Spotify, pero es horrible cuando alguien se pone a reproducir canciones 15 segundos y le cambia y le cambia. Kaput a esas personas… Oh! Y chicos, lo único peor que una pool party sin música es una pool party con música muy fuerte. La gente quiere poder platicar.

7.- Que se desate el infierno:

Hora de esparcir la voz, de crear la invitación en Facebook, twittearlo, platicarlo, decirle a tus tías, mandarlo publicar en el periódico y lo que se te ocurra. A menos que quieras mantenerlo más privado. En ese caso ten en cuenta que casi siempre de las personas que invites van a asistir entre 60% y 80%. Entonces mejor ve un poquito holgado a la hora de invitar.

Recuérdales que lleven las pelotas, los salvavidas, los bronceadores/bloqueadores, gorras, lentes, ropa extra, sleeping bags, casa de campaña, juegos de mesa (nunca se sabe) y un kit de primeros auxilios no está de más porque nunca falta el baboso que se corta en el pie.

Tip de oro sobre el Dress Code: No crocs porque lastiman los ojos y los speedos son particularmente bien recibidos.

8.- Carpe Diem/Carpe Noctem:

Cuando el día llegue relájate y disfruta, tú eres el anfitrión así que procura estar todo el tiempo en tus 5 sentidos y ver que nada se salga de control. Si ves sangre/fuego/gente gritando cuando no deberían, entonces sal de país y desaparece. Antes de salir de tu casa haz que tu séquito de amigos te ayuden a llevar todo lo que puedan necesitar, habla al lugar de la piscina y ve que todo esté en orden. Si te sientes extra gay, lleva decoración: Luau, Náutico, Surfer, tienes muchos temas disponibles.

Ahora sí, a disfrutar, sólo tienes que esperar que tu crush llegue y a que no se noten tanto las tres órdenes de tacos que te jambaste de cena.