Jonathan Rhys-Meyers... yum

Suiza

Roger Federer, ten piedad

¿Por qué? Por lindos. He tenido la fortuna de visitar cinco ciudades suizas, y la sociedad es sencillamente perfecta (quizá a veces demasiado perfecta, podrían soltarse el pelo un poco). Pero para mi sorpresa, esperaba que fueran algo… desabridos, aburridos y sin atributos físicos significativos. No pude haber estado más equivocado. Quizá  no sean modelos brasileños de Calvin Klein, pero tanto por dentro como por fuera son adorables.

Mayor atributo: Los ojos. Ya sé, el azul es un cliché (y honestamente no suele ser mi prioridad), demándenme, pero en serio, los ojos azules suizos combinan perfectamente con los hermosos lagos que bañan todo el país. La mirada es… dulce.

Pero: Aunque son MUY sanos (no recuerdo haber visto a un suizo obeso), probablemente salir con uno implique, al menos al principio, demasiadas cenas románticas con fondue y chocolates, y lo que eso le va a hacer a nuestro cuerpo de verano es denunciable.

Colombia

Malta chiquito bebé

¿Por qué? He conocido a unos cuantos colombianos en los últimos años, son atractivos pero no intimidades, también amigables, y pueden llegar a ser muy sexuales (de hecho la experiencia más erótica de mi vida involucra a uno, pero eso se los platico en otra ocasión). Además, son músicos talentosos, como Maluma, Juanes, Carlos Vives y Sebastián Yatra.

Mayor atributo: El acento. Dicen que en el centro de México hablamos “cantadito”, el acento del norte es fuerte, el del sureste y el de las costas gracioso. El argentino es marcado, y del cubano ni hablamos. Pero el español colombiano es suave, rico.

Pero: Debo de aceptar que este puesto casi lo toman los venezolanos, con los cuales también he tenido experiencias MA-RA-VI-LLO-SAS. ¿Entonces cuál es el pero para los colombianos? Los venezolanos ganan en la categoría de traje de baño, pero al final, son los colombianos los que dieron el mejor discurso y se llevan la corona.

Reino Unido

¿Por qué te casaste, Tom Daley?

¿Por qué? He de confesar que tardé alrededor de un año en agarrarle el gusto a los británicos, por fortuna viví un año más en ese país como para disfrutar un poco de los súbditos de Chabela. Son… posh, sobre todo en Londres. Es una elegancia natural que encanta. Su look puede ser atrevido y juvenil o clásico y refinado, pero siempre impecable. Ah, y tanto rugby y fútbol los ha esculpido bastante bien.

Mayor atributo: De nuevo, el acento (aunque no a todos les gusta el galés, ni le entienden al escocés, así que depende de la región).

Pero: También fuman un buen, y beben como camello (por eso muchos de ellos podrían tener mejor cuidados sus dientes), nos son los mejores dando besos, y en la pista de baile… ni hablar.

Relacionada: Top 10: Distritos LGBT en Europa.

Irlanda

Jonathan Rhys-Meyers… yum

¿Por qué? Por ser los mejores para la fiesta. Quien sea que haya ido a un festejo del Día de San Patricio lo sabe. Yo lo he celebrado en México, en Estados Unidos y obviamente en las islas británicas, y el espíritu verde siempre se contagia (sobre todo bailando como DiCaprio en Titanic al ritmo de un violín hiperactivo después de algunas Guinness).

Mayor atributo: Pelirrojos pecosos. ¿Debo decir más?

Pero: Su relación de amor/odio tanto con el Reino Unido como con la Unión Europea nos confunde y frustra. Irlanda, fájate la camisa, enderézate y mastica con la boca cerrada, porque así, ni el Reino ni la Unión van a querer invitarte a la fiesta.

Y tú ¿qué opinas?

1
2
3
Compartir
Artículo anterior¿Ocultarte o ser quien eres?
Artículo siguienteAtleta Olímpico rompe Record Mundial
Internacionalista egresado del ITESM CCM, y Maestro por Investigación en Medios, Comunicación y Cultura por la Universidad del Sur de Gales, este chico ha concentrado su formación académica y profesional en la difusión cultural global, y las relaciones, los medios y la comunicación internacional. A través de su pluma virtual trata de informar a la comunidad y a la sociedad para eliminar tabúes. Odia las mañanas, pero ama a los perros, y se da por bien servido si al menos a una persona le alegra el día, la hace reflexionar, o le dice algo que no sabía y que encuentra bello o útil.