La semana pasada, el 19 de enero de 2017 en Casa Francia de la Ciudad de México, la ciudad de París extendió la invitación a los atletas profesionales y aficionados para que atiendan la convocatoria de los Gay Games 2018 a celebrarse en Francia.

Emy Ritt, directora de Relaciones Internacionales del evento, dijo que la ciudad de París es un símbolo histórico de la lucha por las libertades civiles a nivel mundial.

Esta será la décima edición de los Gay Games, instaurados en el año de 1982 por el decatleta olímpico Tom Waddel. Los primeros se llevaron a cabo en la ciudad de San Francisco, Estados Unidos, desde entonces cada cuatro año miles se unen a la celebración internacional por la inclusión y el respeto.

En el 2018 la ciudad de París espera recibir a 15 mil deportistas y más de 40 mil visitantes en 70 sedes donde tendrán lugar las competencias en 40 categorías.

Con una inversión mínima de 6 millones de euros, los organizadores esperan una derrama económica por más de 100 millones en los días que dura la justa deportiva, del 4 al 12 de agosto de 2018.

Emy Ritt informó que las cuotas de inscripción subirán cada tres meses a partir de ahora, por lo que entre más rápido se registren será mejor. Para iniciar el proceso pueden entrar a la siguiente liga: Paris2018.com

Entre los mexicanos que ya se apuntaron para los Gay Games de París 2018, está Nicolás Pineda, que competirá en los 400 y 800 metros planos.

En entrevista con Homosensual MX, Pineda nos contó que a pesar de no contar con el apoyo de una federación o de alguna dependencia como el Comité Olímpico Mexicano, el pondrá todo su esfuerzo para asustir pues la experiencia de los Gay Games es única.

“La primera vez que asistí quedé en los últimos lugares, me sentí muy mal. Entonces me preparé mejor, le puse todo mi esfuerzo y en los siguientes juegos obtuve una medalla”, recordó Pineda.

Hasta ahora son 3 mexicanos los registrados para competir en los Juegos Gay de París 2018, Nicolás, su novio y otro joven.

Para los deportistas gay este tipo de eventos es muy importante porque les dan la oportunidad de mostrar al mundo que las personas homosexuales son competitivas, capaces, disciplinadas y que llegan a sus metas.

Lectoras y lectores, les comento que no es necesario ser atleta profesional para participar en los Gay Games, así que no tienen pretexto para ponerse en forma, prepararse y de aquí al 2018 reunir los recursos económicos para viajar a la “ciudad luz” y patear traseros homofóbicos a través de sus triunfos deportivos.