No se trata de Fire Island, ni de una isla hawaiana. Su nombre es Key West, el punto más cercano de Cuba. ¿Pero qué la hace la isla más gay de Estados Unidos?

Es diminuta, pero tan bella que el mismo Calvin Klein tiene una adorable casita de invierno aquí. Si este ícono gay de la moda, el lujo y la estética se fijó en Key West, no puede ser cualquier destino turístico. La isla más gay de Estados Unidos lo tiene todo para unas vacaciones inolvidables.

A unas horas de Miami, Key West es un verdadero paraíso. Sus playas cristalinas, su clima delicioso, la arquitectura de sus edificios de finales de los 1800, y su gente nos traen el lugar ideal para relajarnos, comer delicioso, y divertirnos como nunca. Dato curioso: le llaman el punto más al sur del país, pero de hecho Hawaii se encuentra un poco más al sur.

Sublime

Claro que hay actividades geniales clasificación A. El recorrido por la ciudad en tranvía, el mariposario, la casa del escritor Ernest Hemingway o el presidente Harry S. Truman, parques ecológicos y deportes acuáticos son algunos de los ejemplos que podemos disfrutar con toda la familia. Caminar tranquilamente por la calle Duval o en Mallory Square es una buena forma de socializar y sobre todo de saciar nuestra hambre de compras gracias a las decenas de pequeñas tiendas de trajes de baño, souvenirs, joyería y arte.

Relacionada: Cancún Gay Friendly.

Olvida la dieta

Key West es además el lugar donde se originó el mundialmente famoso Key Lime Pie. Y como buen fanático de los postres, les puedo asegurar que jamás había probado un pie de limón tan rico, como un mousse con el balance perfecto entre dulce y ácido. ¿Dónde? en la Key West Key Lime Pie Company. Pueden además buscarlo en otras presentaciones a lo largo y ancho de la isla, como paleta helada cubierta de chocolate oscuro o en una copa de martini (escarchada con base para pie). Obviamente la isla está repleta de restaurantes de mariscos deliciosos como Caroline’s Café y cafeterías para un brunch inolvidable como Munch Box.

Sin embargo, visitar la isla vale la pena simplemente por el hecho de ir a Better than sex, la experiencia gastronómica más sensual de mi vida. Al entrar uno siente que, más que un restaurante, es un club de caballeros, con la luz tenue, los acabados de madera oscura, los asientos de cuero y la música suave de saxofón. El menú de bebidas y postres es tortuoso, ya que decidir parece épico. Entre el alcohol, el chocolate, el caramelo y los pasteles, los nombres de los platillos además nos recuerdan algunas travesuras que hemos hecho (o quisiéramos probar un día) en nuestro boudoir. Quizá es “mejor que el sexo” con algunas personas, y es probable que se les prenda la hormona, pero seguramente terminarán satisfechos, y al salir sólo pensarán que lo único para lo que una cama les servirá es para reposar la comida.

Mejor que el sexo…

¿Entonces qué hace de Key West la isla más gay del país? Pues bien, su atmósfera, su ambiente, su gente… todo con mente abierta, respetuosa y divertida. En pocos lugares en mi vida he visto una sociedad que abrace tanto nuestra cultura. Claro que Ámsterdam o Toronto son respetuosas, pero Key West es diferente, porque no hablamos solamente de inclusión. Me explico:

Es como caminar en Le Marais, Chueca o Zona Rosa, pero no en un distrito de la ciudad, sino en toda la ciudad. Por todos lados podrán ver parejitas del mismo sexo de la mano sin escandalizar a un alma. Los locales saben que los consumidores LGBT eligen el destino para gastar sus dólares sin límites, así que nos tratan como reyes. Pero además, los mismos turistas heterosexuales son quienes visitan los bares gay como Aqua o La Te Da para divertirse como niños con los shows drag. Las talentosas drag queens hacen llorar de la risa a las chicas, y claro que le bailan a los chicos guapos sin importar si son gay o no. Pero obvio hay bares más “para nosotros”. Por ejemplo, en Bourbon Street Pub los espectáculos son más… atrevidos y con un objetivo de mercado más… específico. Sus esculpidos go-go boys (BASTANTE desinhibidos), la luz baja y la música menos pop crean un ambiente más desconocido por los bugas, y en el cual nosotros nos sentimos más en confianza.

Así que olvídense de Nueva York, de París o de Bangkok, las siguientes vacaciones deben ser a Key West. Les aseguro que será memorable.