¡Hola señores y señoras Homosensuales! Lu de este lado, durante los últimos 6 meses he estado fuera de México, y ahora un par de kilos más y muchos tonos de color de piel menos, vengo a platicarles un poquito las aventuras y desventuras que pasé por el viejo continente.

 

francia“Toto, I’ve got a feeling we’re not in Kansas anymore.”

Mi primera y más larga estadía la hice en el país de las baguettes más graaaaandes y sabrosas, y también del buen vino… mucho vino, vino bueno y barato.

Mi arribo a Francia coincidió con la celebración por la autorización del gobierno francés para que los matrimonios entre personas del mismo sexo sean reconocidos. O lo que es lo mismo, muchos muchachos sin camisetas bailando en las calle.

parisLa cultura gay francesa es más abierta que en México, es habitual ver parejas gays por las calles de muchas ciudades, las generaciones más jóvenes son muy receptivas con las ideas diferentes y nuevas formas de pensar, la cultura gay es por tanto muy bien aceptada.

Cierta noche en un bar muy típico de Nantes, un chico muy al estilo Sam Sparro nos abordó a mi y a mis amigos y comenzó a platicar conmigo, y pregunta directo y casual -¿Prefieres los chicos y las chicas?- yo, entre que aún me trababa con el francés, que el chico era demasiado intrusivo para mi gusto y que no quería ser grosero, no supe contestar; él no espero respuesta y dijo, yo no soy gay, pero algunos de mis amigos de allá lo son y no quieren regresar a casa solos hoy. Dos cosas me tomaron por sorpresa en este punto, la primera, lo increíblemente guapos que eran los dichosos amigos y segundo, que un grupo de 9 chicos entre heterosexuales, gays y seguramente uno que otro curioso salían de fiesta, a divertirse sin importar preferencias, eran amigos y ya. Un club de Tobby para grandes.

Conforme me fui adaptando pude ver que también existe un cultura gay-underground muy amplia para los que les gusta jugar un poco mas denso; lugares de cruising y saunas exclusivamente gays por doquier.

No sólo los chicos se divierten allá, las lesbosensualas tienen presencia muy fuerte, es común ver parejas de chicas tomadas de la mano en los transportes públicos o los parques de la ciudad, nadie lanza miradas de curiosidad (si…. Esas que a veces tanto molestan) ni mucho menos de desaprobación.

Los franceses son muy diferentes a los mexicanos y creo que a los latinos en general, en cuestión de amores. Son de trato distante, son mas delicados y cuidadosos. Por el contra, la gente en general suele ser un poco separatista, recuerdo la primera vez que un amigo francés me presento con un grupo de sus amigos – él es Lu, Erasmus mexicano, es gay y no tiene novio…- (hay va mi autoestima), después de un tiempo me di cuenta de que es muy común escuchar este tipo de cosas, inclusive a veces se hace hincapié en cuestiones socio-económicas o raciales.

En la costa sur y suroeste de Francia, la onda es un poco diferente, existen muchas playas naturistas, turismo saldado, además encontrarás Cannes, Grasse, Mónaco y Saint-Tropez; ahora que si tu onda es conocer y hacer turismo un poco más tradicional, están las increíbles calles de Lyon, Marseille, Bordeaux y Nantes. La bella Paris es una ciudad perpetuamente llena de turistas, con cosas preciosas como la Torre Eiffel y el Arco del Triunfo, tesoros ocultos como el barrio Montmartre o el barrio Latino, ciertamente es un ciudad cara en comparación con el resto de Francia, pero aceptémoslo, si eres de corazón gay y soñador como yo, se te cuecen la habas por llegar allá y comer en Les Deux Moulins, además es una ciudad súper gayfriendly, mucha gente homosensual por doquier al igual que lugares para salir a beber un cafesito o una copa

 

italia

“I’m going to make him an offer he can’t refuse.”

Fue el lugar europeo que sentí que se parecía más a Latinoamérica, tanto en cultura como en el ambiente que se respira. Sin duda Italia tiene los platillos más deliciosos, algunos de ellos venían servidos en platos redondos de madera y otros venían enfundados en trajes Armani y se aderezaban con barbas de candado y cejas tupidas.

italia copia

El sur de Italia es más cálido en su gente, y tremendamente delicioso en su cocina, las señoras gritan y manotean en el aire, los puestos ambulantes exhiben frutos deliciosos y los hombres lanzan miradas lascivas a las chicas que por el calor reducen el número de prendas que portan. No mentiré, al llegar a Nápoles y Pompeya, se puede ver que no es exactamente un paisaje muy amable, pero aún así se disfruta con mas calma e intimidad que Roma por ejemplo, donde aumenta estrepitosamente el número de gente… y el atractivo de los hombres; tanto así que literalmente decidí sentarme en una esquina cerca del Coliseo a comer un pedazo de pizza mientras veía a los caballeros italianos que marchaban con galantería. Roma es una ciudad inigualable, por cualquier calle encuentras esculturas hechas por los maestros, o alguna fuente majestuosa o iglesias antiquísimas. Personalmente encontré un rincón que atesoraré con mucho cariño en Milán, es un sitio mas cosmopolita, rápidamente se ven mas gays caminando por la calle y los ríos de moda que descienden por las avenidas principales se vuelven un espectáculo donde se te van los ojos… y los dineros.

¿Por qué nadie me dijo que tocarme la oreja quería decir que eres gay? Es decir, no es que me molestara estar coqueteando con el perfecto espécimen italiano que tenía enfrente, pero al menos me hubiera gustarlo saberlo antes de que mi amiga me sacara de aquella calle napolitana.

Más tarde un muy buen amigo checo me diría que al contrario de mi, él tuvo la peor experiencia siendo gay, en Italia. Supuestamente hay ciudades donde es necesario expedir una “membresía” para poder entrar a los antros y sitios gays, para poder tramitarla es necesario dar datos personales (tipo dirección, nombre, edad, estado civil), encima te cobran por tenerla y sin ella no puedes hacer nada gay abiertamente; según mi amigo le pareció una forma de tener en la mira a todos los gays, turistas y locales.

Ciertamente la cultura gay en Italia no es tan abierta como en otros países de la Unión Europea, no ves banderas de arcoíris ondeando por las calles y en ciertas zonas es incluso “por de bajo del agua” el ambiente gay, como dije es un poco parecido a lo que tenemos en México, hay movimiento gay pero hay lugares donde a la gente aún le es difícil abrirse y aceptar las preferencias diferentes a las “tradicionales”.

En resumen Italia es probablemente uno de los destinos que disfrute más, a pesar de no hablar ni pisca de italiano podía entender como 70% de lo que la gente decía y siempre había alguien (gracias a Dios) que se entrometía y te hablaba en inglés. Los precios son relativamente baratos, por lo menos lo son más que por ejemplo en Francia. Todo mundo habla maravillas de las playas de la isla de Sicilia, yo no llegué a estar allá pero ahora esta en mi lista. Verona, Venecia y la región de la Toscana son lugares por ver también y no te puedes perder Bolonia, capital gay de Italia.

 

el vaticano

“I’m walking here! I’m walking here!”

Cuando llegue a Italia, pensé que tendría que persignarme casi bajándome del avión, pero la realidad es otra, el caso del Vaticano resulta ser particular, en Roma por ejemplo, se respira sensualidad por las calles, no exagero, las damas y los caballeros se visten y desfilan por las calles para ser admirados; un par de kilómetros mas al este, la historia es diferente, es como si el vaticano se encapsulara; y ahora respirases santidad.

el vaticano copia

En mi opinión, creyente o no, la visita al Vaticano es poco menos que obligada si vas a Italia o a Roma por lo menos, obvio no vas a poder ligar o echar ojitos tan fácil, de hecho en muchos lugares no te dejan entrar si llevas shorts demasiado cortos o tank tops; pero créeme que con la riqueza del lugar, ya te sale a cuenta. San Pedro y el Castillo de Sant’Angelo, son cosas que hay que ver. Y no tengas miedo, si yo no ardí en llamas al pisar el suelo del Vaticano, tu tampoco lo harás.

 

reino unido

“You had me at ‘hello.'”

Gente increíblemente gentil y acentos increíblemente sexies, creo que es la gente mas estilizada y elegante con la que me he topado. Si de por sí mi gaydar dejó de funcionar desde el momento que partí de México, acá estaba completamente perdido; chicos hiper pulcros y bien arreglados que justo cuando volteabas a echar una miradita, veías a la novia espectacular llegar a abrazarlo. Si, la historia de mi vida.

En mi opinión encuentro que los europeos en general tienen la mente mas abierta a muchas cosas, debe de ser así para poder convivir tanta variedad de gente en una misma área, sin embargo en Reino Unido específicamente, el ambiente se siente mas cosmopolita que en la media europea; yo lo siento como “La Condesa” del DF, pero en Europa. Gente muy bonita y con modos agradables.

londres

Londres como ciudad ofrece cosas por hacer y ver, pero están súper condensados, en un tris puedes visitar el Big Ben, el London Eye, el puente Westminster y la iglesia de Santa Margaret. Caminando un poco o tomando el metro llegas al Puente de Londres, y tirando en sentido opuesto, al Palacio de Buckingham. El turismo no se siente tan abrazador como en Paris o Roma, pero se disfruta bien. Este fue el destino más caro de todo los lugares donde estuve, lo notas inmediatamente al cambiar euros o pesos por libras.

Aunque el ambiente homosensual no parece ser muy presente, la verdad es que lo hay y mucho, todos son muy receptivos con la gente gay, Londres tiene el mayor número de gays en el Reino Unido. Brighton tiene el mayor porcentaje de habitantes gays en Europa y la vida gay/nocturna de Manchester es reconocida en todo el continente.

 

*Continúa leyendo la segunda parte acá:

http://homosensual.mx/cronicas-de-un-homosensual-en-europa-pt-2/

 

 

Y tú ¿qué opinas?