En los últimos años se han desarrollado diversas pruebas de detección de infecciones de transmisión sexual (ITS) que son capaces de dar los resultados en unos minutos, tal y como sucede con las pruebas de embarazo.

Las pruebas rápidas más populares son las de VIH, las de sífilis y las de hepatitis B. Debido a que estas ITS no siempre provocan que las personas presenten síntomas, es necesario hacer pruebas para detectar los anticuerpos de los virus o de la bacteria en el caso de la sífilis.

syphilis-test

Las tres pruebas son muy efectivas ya que presentan una especificidad y una sensibilidad de más del 90%. En el caso de las pruebas de VIH, es incluso mayor del 95% por lo que son igual de confiables que las que se hacen a través de laboratorios, con la diferencia de que son mucho más baratas y no hay que regresar al día siguiente por los resultados como en el caso de las pruebas sanguíneas.

Las pruebas rápidas de VIH ya están disponibles en gran parte de México, a través de organizaciones de la sociedad civil y también en los CAPASITS de la Secretaría de Salud. Sin embargo, las de hepatitis B y las de sífilis sólo se encuentran en algunos lugares como la Clínica Condesa en la Ciudad de México así como las organizaciones AHF e INSPIRA que se encuentran en la Zona Rosa, que las ofrecen de manera gratuita a hombres gay y otros hombres que tienen sexo con hombres.

El proceso es muy sencillo: con una pequeña aguja, la persona capacitada hace una punción en un dedo para que salga una gota de sangre, esa gota es colocada en el pequeño artefacto de plástico, se le agrega un líquido y después de unos minutos aparece una o dos rayitas que indican el resultado.

En caso de que la prueba no funcione (lo cual es poco común) se puede repetir y si de plano no es capaz de detectar si sí o no hay anticuerpos, se recomienda hacer una prueba de laboratorio.

Prueba oral rápida

Las pruebas rápidas de VIH requieren que hayan pasado al menos tres meses después de la posible infección por el virus, sin embargo ya están disponibles en México las pruebas de cuarta generación que son capaces de detectar los anticuerpos después de un mes de la posible infección, así que ya no es necesario esperar tanto tiempo para hacerse la prueba. Los tests de hepatitis B y sífilis son capaces de identificar los anticuerpos a los pocos días de que se hayan adquirido los patógenos.

En Estados Unidos y en Reino Unido, ya es posible comprar pruebas rápidas de detección de VIH en las farmacias tal y como se compran las pruebas de embarazo. Aunque existían dudas de que quizás sería peligroso porque las personas no sabrían qué hacer en caso de salir positivo, las pruebas han resultado exitosas. Se incluyen números de teléfono para llamar y saber dónde hacerse las pruebas confirmatorias, ahora sí con el apoyo de una persona que brinde consejería. Las pruebas de farmacias son las llamadas OraQuick que no utilizan sangre, sino que sólo requieren que un tipo de abatelenguas plástico se pase por el interior de la boca.

Si no te has decidido a hacerte la prueba (o las pruebas) te invitamos a leer nuestro artículo anterior sobre 5 buenas razones para hacerse la prueba. Recuerda que la hepatitis B y la sífilis es más común entre los hombres gay y HSH que en la población general, por lo cual es importante que nos cuidemos ya que ambas infecciones pueden provocar complicaciones graves a la salud si no son atendidas a tiempo.

Y tú ¿qué opinas?