Vivimos en una sociedad que pone reglas que cargamos en nuestras conciencias, estas últimas a golpeteo constante nos seguirán y en ocasiones nos estresarán. Recordando estas reglas, vendrán acompañadas de mandatos formados con una carga conservadora y heterosexual. Con ello podremos vivenciar la discriminación y la homofobia, las cuales (y regresando al tema principal) aumentarán nuestros niveles de estrés, por ejemplo, relacionado con la experiencia sexual.

“Hay tantas reglas en este mundo, por eso debemos a empezar a aprenderlas desde que somos niños. Nos dicen claramente: “No digas malas palabras”, “No se permite hacer trampa en exámenes”, “No esta bien mentir a tus amigos”, “No debes desear a un hombre que no es tuyo” y “No debes traicionar a un hombre que sí lo es”. Entonces crecemos y seguimos rompiendo reglas, olvidando por completo que si alguien nos descubre seremos castigados”  Mary Alice Young

Diversos estudios muestran que cuando no hay un buen manejo del estrés, las personas, somos más propensas a presentar problemas de ansiedad y depresión; o nos conducirán a tener conductas de riesgo, como consumo de drogas y sexo sin protección. Ahora, hablando específicamente de sexo, la experiencia sexual de aquellos que ya hemos iniciado nuestra vida sexual y de los que no, es diferente. Mientras que aquellos sin experiencia sexual suelen presentar ocasionalmente mayores problemas emocionales (debido a la presión social que ha coitalizado la vida diaria); quienes ya iniciaron su vida sexual suelen tener más conductas de riesgo; por lo que conocer cuáles son las situaciones estresantes, las estrategias de afrontamiento y las emociones que experimentan permite ver si hay diferencias entre aquellos que ya iniciaron su vida sexual de los que no, y generar intervenciones para evitar  problemas emocionales y conductas de riesgo.

Hace unos meses, recordarán que por parte del Grupo de Investigación en Procesos Psicológicos y Sociales de la UNAM FES Iztacala (de donde soy profesor investigador), les habíamos invitado a contestar una serie de “engorrosos” cuestionarios. Bien, en este momento les traemos uno de los resultados que obtuvimos gracias a su colaboración. El objetivo fue conocer las situaciones estresantes, las estrategias de afrontamiento y las emociones que experimentan hombres gay, con y sin experiencia sexual.Captura de pantalla 2016-06-22 a las 10.43.25 p.m.

 

 

De 241 hombres gay seguidores de #Soy Homosensual que participaron, se trabajó con 40. 20 sin experiencia sexual (grupo 1) y 20 con experiencia sexual (grupo 2). Se escogieron grupos pequeños por que son pocos los que afirman que no tienen experiencia sexual por lo que fue difícil ubicar quienes honestamente dicen no tenerla.

Se plantearon situaciones estresantes, estrategias de afrontamiento y emociones. Para cada una de las tres situaciones, se identificó que las personas con experiencia sexual llegan a pensar que el espacio donde se vive más la discriminación es en el espacio familiar y que las personas que demuestran más esa discriminación son sus padres. Datos que nos revelan mucho y nos dejan el compromiso de trabajar más con la sociedad y sobre todo de educar a las familias sobre el tema de la sexualidad.

Por otro lado, para las personas sin experiencia sexual, su vida sexual indica un lugar en la sociedad, una forma de ser tratado, por lo mismo es preferible aparentar para evitar el rechazo, esto se juga con la inseguridad que viven por la discriminación.

Las emociones que experimentan los dos grupos son alegría, tristeza, miedo y enojo. Lo que nos lleva a pensar que es necesario crear estrategias de intervención para desarrollar habilidades de afrontamiento ante estas situaciones estresantes.