La palabra porno y el concepto que viene consigo en primera instancia, dista muchísimo del Porno Feminista de Erika Lust. El cine para adultos, nunca había sido más interesante y por interesante me refiero a real.

Guionista, productora y directora de cine para adultos.  Un antes y un después en la industria del Porno Independiente, al que en cuanto a su trabajo concierne, ella misma a bautizado como Porno Feminista.

Erika Lust

Lo que ha venido haciendo Erika Lust, en el cine para adultos es una aportación que va más allá de planos preciosos y tomas verdaderamente excitantes. Ha abierto y cruzado la brecha angosta pero notoria, que habíamos tratado de ignorar; la escasez de placer para la mujer.

Sin afirmar que específicamente el porno feminista sea el único genero que resulta excitante para las mujeres, es importante reconocer que cientos de mujeres al explorar por primera vez el mundo del cine pornográfico, se encuentran con una serie de contenido que ha sido influenciado por cine, que originalmente iba dirigido exclusivamente a hombres. ¿A las mujeres nos funciona? Sin lugar a dudas, los números no dejan mentir. Sin embargo, se hace lo que se puede con lo que se tiene, claro, sin olvidar que en el mundo del erotismo como la vida en general…. en gustos se rompen géneros.

Erika Lust, en filmación.

¿Qué pasa entonces con la propuesta de Erika Lust? ¿Es el Porno Feminista, “suave y delicado” como se supone que las mujeres somos?

En lo absoluto. Todo es acerca de calidad y por supuesto igualdad en el placer femenino. Para Erika, ahondar en calidad viene desde los actores que escoge. Busca tener personas que disfruten del sexo, que se sientan cómodos con su cuerpo, que exista una atracción genuina, la ética regular en el cine como tal. Y una seguridad plena en cuanto a salud.

No hay mejor afrodisíaco, que la posibilidad de realidad. 

No es teoría, gran parte del orgasmo femenino está en la mente. ¿Escenas explicitas? Dónde quiera. Fantasías trilladas en las que sabes precisamente el desenlace, hay a montones. Los tópicos de siempre. Los clichés que, aunque funcionan, se alejan de una experiencia completa, dónde se limita la imaginación. La narrativa y el background que nos plasma Erika Lust da una sensación auténtica. No hay mejor afrodisíaco que creer, que lo que estás viendo es perfectamente posible en la realidad.

No hablamos de porno para mujeres, hablamos de porno feminista y si hace falta recalcar, hay que hacerlo… En ningún momento se pretende dejar fuera a los hombres, es sólo erotismo equitativo. Placer sin distinción.

El porno lésbico, hecho para hombres.

Podría meter las manos al fuego por la postura de Erika Lust, referente al Porno Lésbico.  Sobre cómo este género de cine adulto, está en su mayoría pensado para el hombre. Es un alivio brutal, el no saberse la única que ve poca gracia en el trabajo de directores, que hacen del sexo entre mujeres un circo bien actuado para necesidades y fantasías planas. Y no es porque sean hombres y así se rija en un cien por ciento de las veces, sino por la mina de oro que ha resultado ser. Si bien la oferta y demanda dan para lo que hay, es sólo porque hace falta una revolución. Hacen falta mujeres en esta industria, hace falta no dejar de lado el arte y el erotismo inteligente. Hace falta que el sexo entre mujeres pueda ser disfrutado por mujeres. 

Y tú ¿qué opinas?