¿Qué tal la introducción de mi hipótesis sin anestesia? En fin… Si hay algo que he visto en demasía es pudor: al bailar, al tener contacto físico en la calle, al hablar y sí, también llega hasta la cama. Menearse ‘de más’ con una amiga desencadena una serie de conjeturas: que sí están saliendo, que si le pone el cuerno a la novia, que si van a desencadenar el primer embarazo lésbico…

Hasta en las apariencias el recato

es la regla.

La raíz de un mal polvo es precisamente esa: pudor, inseguridad, poca aceptación, cero concentración, cero desprendimiento y muchas ataduras mentales que terminan en que ninguno disfrute. Sabemos que puede existir la mujer más mamacita del mundo pero si no te camela bien o no te da un buen revolcón, su belleza e intelecto se traducen en algo accesorio y no es difícil mandarla a volar.

Somos seres de piel y pasión. Cuando conseguimos el combo (belleza, intelecto según las exigencias, filiaciones, amor y seducción) cupido tensa el arco y ¡Pum! Ya valió, y eso es bueno.

Pero cuando no y ya hubo intimidad, al volverla a ver te llenas de sonrisas por compromiso, palmaditas en el hombro y una sensación incómoda recordándote que te dio un cabezazo cuando apenas te estabas volando, que te mordió de más un pezón o que sus besos estuvieron pasaditos de húmedos, etc. El sexo es nuestra parte más pura y cuando revelarnos se convierte en un episodio ‘Rarito’ prefieres ya no seguirla y adiós. Seguro te acordaste de alguien, porque a todos nos ha pasado y guardamos esos momentos en nuestra bitácora de momentos awkward, que tratamos de sepultar.

Para que no te pase

Aguántate: O sea, yo creo que la mayoría de estos fiascos pasan porque queremos probar el pastel antes de habernos degustado el primer tiempo.

– Si es un one night stand: Toma tus riesgos con tu satisfacción, y lo más importante: protégete siempre…

winner of pole dance

si puede hacer esto ¡no la dejes ir!

Báilatela:Por la garra se conoce al león, si tiene dos pies izquierdos y no tiene un movimiento pélvico interesante, ya sabes cómo te puede ir.

Habla de sexo con ella: Si te sale con que “Yo no hago esto, y asco chupar aquello” o  sencillamente, no habla porque se cohíbe ¡Corre! A menos tengas la paciencia para ser la maestra Ximena o tengas complejo de Cristóbal Colón y quieras conquistar nuevas tierras.

Huye de las que te acosan: Por lo general es más show que la verdadera acción y con tanto acoso si no hacen que de verdad sientan se acaba lo espectacular. Su destino inminente es ser un polvo gritón y ‘sexyfake’.

¡SI ES LA PRIMERA VEZ NO COJAN PEDAS!: Puede que repitas un error a la segunda.

Lo que no debes hacer: 

Fingir: No es un show. De verdad es sexo, no una película porno.

Repetir el foreplay: Usa tu imaginación, no porque te lo hizo significa que le sólo le gusta eso. Explora y déjala loca.

Cambiar abruptamente la manera de tocar: El sexo no es “mira cómo te hago de todo” el sexo es conectar, sentir al otro. El otro siempre te da la pauta.

Hagamos el amor con la ropa…. ¿Really? Desvístete. Confieso que me he cruzado con varías chicas que traen un rollo con eso ¡Qué aburrido!

Calcetines: Lo más antisexy del mundo, cuando los pies son una zona tan erógena.

78629659

El calzonazo: De verdad, escojan hasta la ropa interior o de plano sean veloces quitándose el calzón de abuelita.

Guerra de piernas: Los chicos detestan la guerra de activos pero a veces el gusto los confunde y no hablan de eso. Convérsenlo o ya déjense de roles y sean versátiles. Ábranse (A veces pues)

Lo que corta: Reírse, coger como cadáver y el apagonazo de luz.

Ser brusco: No se crean que eso es tan sexy, hay momentos indicados. De resto la cosa puede parar en la enfermería.

– Saltarse el foreplay: ¿really? (Bitch please!) Niñas, es como de educación sexual de primaria o lo que se van a encontrar es que hasta el SIAPA las dejó sin agua.

Por último dejen el pudor, conózcanse, emborráchense (en un lugar seguro y sin manejar. Consejos tan irresponsables no doy) y dejen a la gente con las ganas. Puede que reciban una llamada caliente y crezca la tensión sexual que tanto nos encanta de las primeras veces. Sean misteriosas sin dejar de ser ustedes, porque el show del mal sexo nadie lo quiere ver.

Si no pónganse a ver la vida de Adele,

para liberarse y coger.