Los Strap-On son para todxs y son súper divertidos. Sin embargo, la primera vez que te pones uno puede ser muy intimidante y puede que no sepas bien qué hacer. O cuál comprar, por principio de cuentas. Aquí una guía para principiantes en el arte de las correas a la cadera.

Un buen arnés y un dildo pueden darle un giro nuevo a tu vida sexual. Si eres un hombre heterosexual y te quitas el miedo de que recibir algo en tu ano te pueda hacer gay, puedes sugerirle a tu chica que ocupe un arnés y será algo totalmente nuevo para ambos. Si eres lesbiana y quieres experimentar con algo más grande que los dedos de tu pareja, también es una opción. Un buen strap-on es un must have para un hombre trans que quiera asumir el rol activo en sus relaciones sexuales y puede reducir la tensión por la disforia genital. Inclusive un hombre cisgénero puede ocupar un arnés… por ejemplo, uno con un dildo hueco por el cual se introduce el pene y se usa como extensor para tener más centímetros a lo largo y a lo ancho.

Antes de salir corriendo a una tienda a comprar uno, hay algunas cosas que considerar. Los arneses están en el ranking de los sextoys más populares de todos y eso mismo significa que hay una variedad de modelos impresionante. Detente unos minutos a pensar qué es lo que se adapta más a tus gustos y expectativas. Una recomendación: un strap-on con dildo integrado puede parecer una buena opción, pero no necesariamente lo es, porque puede que el dildo no sea de un buen material o puede que las dimensiones o el estilo no se adapten a tu gusto y al de tu pareja. Siempre es mejor que el arnés sea independiente del sextoy.

Estilo

image11 Un arnés tipo tanga puede lucir muy sexy pero puede no darte el mejor ajuste del mundo si vas a usar un juguete pesado. Uno con soporte en los glúteos (tipo suspensorio) siempre va a dar un mejor soporte o si piensas echarte rounds muy largos o en posiciones complicadas, también puedes considerar uno con soporte lumbar acolchado. Piensa en qué tanta piel quieres dejar al descubierto para escoger entre un boxer-arnés o quizá uno con orificio doble que deja al descubierto los genitales (o también puedes insertar otro juguete ahí).

 

 

Anillo

image_20191 Un buen anillo te asegura que tendrás un mejor ajuste y control de la situación. Escoge siempre juguetes que tengan una base ancha o una copa de succión pues los juguetes sin base nunca se podrán mantener en su lugar; además, los juguetes sin bases anchas jamás se deben usar para sexo anal si es que tienes planeado entrar por la puerta posterior. Un anillo estándar puede adaptarse a casi todos los juguetes, pero es una buena opción escoger un arnés con anillos intercambiables porque así puedes usar juguetes grandes y pequeños en lugar de tener un arnés para cada sextoy. Los arneses baratos frecuentemente tienen anillos metálicos que no son inoxidables, es mejor invertir un poco más en uno con anillos metálicos de acero inoxidable o anillos de nitrilo u otros plásticos ligeramente flexibles.

Ajuste

Una de las claves para usar un strap-on es un buen ajuste. Calcula que el anillo por el cual acomodarás el juguete debe quedar más o menos a  la altura de la sínfisis púbica, que es donde se juntan al frente los huesos de la cadera. A esa altura tu cadera tiene más estabilidad y tienes más fuerza para darle empuje al juguete. Las correas deben ser firmes, pero no incómodas. Asegúrate de que no se muevan o se deslicen por sí solas para evitar hacer pausas a la mera hora.

Pequeña clase de anatomía para su vida sexual.

Pequeña clase de anatomía para su vida sexual.

Extensores

Si eres un hombre cisgénero y quieres usar un arnés para tener mayor tamaño, checa bien las dimensiones y los materiales del extensor además del ajuste y el modelo del arnés. No está de más que veas en una regla o una cinta métrica cuánto es el tamaño que tienes en mente y también es buena idea comentarlo con la persona que vaya a fungir como la parte pasiva. También checa las dimensiones internas del extensor: inclínate por dimensiones en las que puedas meter cómodamente tu pene sin que sobre demasiado espacio. Asegúrate de que el lubricante que lleves con el juguete sea compatible con los materiales (lubricantes de silicona jamás deben tocar juguetes de silicona) y considera el lubricante como indispensable: siempre es recomendable lubricar la parte interna del extensor antes de que te lo pongas para evitar fricción que pueda lastimarte.

Jugando en solitario

Es muy recomendable que explores y te acostumbres a usar el arnés antes de usarlo con tu pareja. Prueba poniéndotelo junto con el sextoy que piensas usar para revisar el ajuste y familiarizarte con la sensación y el peso del conjunto. Caminar, estirarte, hacer sentadillas o sacudir la cadera te pueden ayudar a acostumbrarte y re-calcular qué tanto necesitas ajustar las correas o la altura del anillo. ¡Diviértete, no hay que ser ceremoniosos! Twerkea, mastúrbate con el arnés puesto, brinca, baila… nada más cuida que no vaya a pasar tu abuelita por ahí en ese momento.

Ahora sí, estás listx para empezar a usarlo con tu pareja. Puede que sea algo extraño para ambos al principio pero poco a poco puede hacerse más placentero y divertido. No te olvides de que la seguridad es primero y ocupa un condón nuevo cada vez junto con el lubricante necesario. Tampoco olvides lavar antes y después de cada uso el juguete. Tampoco olvides lavar el arnés según lo recomendado por el fabricante según el material (tela, cuero y vinilo son los más comunes).

fun-factory-share-purple_grande¡Hey! No olvides que usar un arnés no significa que sólo la parte pasiva va a disfrutarlo. Puedes ocupar un arnés con entrada doble y colocar un juguete para ti o dejar ese espacio libre para que tu pareja pueda tocar tus genitales. Algunos modelos de dildos o de arneses tienen un espacio para colocar una balita vibradora que esté en contacto con el usuario activo (sólo recuerda checar la batería antes de empezar) o también puedes escoger un dildo con base texturizada, que están pensados para que el vaivén estimule el clítoris del usuario activo. También hay juguetes pensados para ser usados sin arnés, los strapless strap-on: difieren de los dildos de cabeza doble porque tienen forma de L horizontal, con un bulbo más o menos ancho y mucho más pequeño que la parte que se usa para penetrar. Este bulbo es para que el usuario activo lo inserte en su vagina y lo mantenga en su sitio haciendo fuerza con los músculos del piso pélvico (los ejercicios de Kegel ayudan a incrementar la fuerza y resistencia de estos músculos, lo cual tiene beneficios a la salud), aunque si aún no tienen suficiente fuerza esos músculos, puedes usarlos con el soporte extra de un arnés.

Recuerda que la clave de toda nueva práctica sexual es cosa de comunicación. Platícalo con tu pareja antes y coméntalo después de haberlo intentado por primera vez, para que las veces siguientes sean mejores. Enjoy!