Si bien lo que nos hace hombres o mujeres es algo mucho más complejo que lo que tenemos entre las piernas, hay una serie de modificaciones quirúrgicas a las que las personas Transensuales podemos acceder para hacer que la imagen que tenemos de nosotrxs mismxs sea más acorde con lo que vemos en nuestro cuerpo.

Antes de abordar este tema, me gustaría hacer unas cuantas aclaraciones: recordemos que el sexo se refiere a las características biológicas y, en realidad, no sólo se refiere a si tenemos pene o vagina… los seres humanos tenemos varios sexos que pueden o no ser uniformes (como en los casos de la intersexualidad): genital, gonadal, cromosómico, hormonal y cerebral. El género, por otro lado, se refiere a la percepción individual de ser hombre o mujer y es una experiencia subjetiva que no necesariamente está ligada al sexo.

El término correcto para referirse a las cirugías genitales para personas trans es “cirugía genital”.

Tomando en cuenta esto, el término correcto para referirse a las cirugías genitales para personas trans no es “cambio de sexo” y mucho menos “cambio de género”. El término correcto según la Asociación Mundial de Profesionales para la Salud Trans (WPATH, por sus iniciales en inglés) es simplemente “cirugía genital“, aunque también se usan términos como “cirugía de confirmación de género” o “cirugía de reasignación genital“.

También es importante recordar que no todos los hombres trans desean someterse a una cirugía y esto no es una condición para poder decir que una transición ha terminado o para decir que se es más o menos hombre. Desafortunadamente, hay países cuyas leyes sí exigen que se haya hecho algún tipo de cirugía genital para poder otorgar el permiso para cambiarse el nombre y el sexo legal.

Pero entremos en el tema: ¿Se puede poner un pene? ¿Cómo se hace? ¿Es funcional?

A grandes rasgos, hay dos tipos de cirugía de reasignación disponibles para los chicos Transensuales y cada una tiene sus pros y contras: la Metoidioplastía y la Faloplastía.  También existen cirugías que tienen que ver con los órganos internos, como la Histerectomía (remover el útero, trompas de falopio y ovarios) y la Vaginectomía (remover la vagina y cerrar la apertura de la misma).

Metoidioplastía

Implantes testitulares
Implantes testitulares

Recordemos que el tratamiento hormonal con testosterona hace que el clítoris se desarrolle aumentando de tamaño y tiene el aspecto de un pene miniatura (durante el desarrollo fetal, el pene y el clítoris se desarrollan desde la misma estructura, así que son partes homólogas del cuerpo). El tamaño promedio que alcanza con el tratamiento hormonal es similar al tamaño de un pulgar, aunque varía de persona a persona. Coloquialmente, muchos chicos trans le llaman “micro pene”, así que este es el término que emplearé a continuación. Con la metiodioplastía, se ocupa este micro pene para hacerlo más similar a un pene de tamaño estándar y esta cirugía se puede hacer por fases, en una o varias intervenciones.

La metiodioplastía tiene un costo aproximado de seis mil a veinte mil dólares americanos.

Se corta el ligamento que fija el micro pene a la sínfisis púbica (la parte frontal de los huesos de la cadera) y con esto se consigue que se libere el tejido y se ganan unos cuantos centímetros más de longitud. Algunos cirujanos reacomodan ligeramente la estructura y practican una liposucción del área del monte de Venus para que el micro pene liberado sobresalga más, y ocupan la piel de los labios menores para aumentar el ancho de éste. A esto se le llama una metoidioplastía simple y es la más sencilla de las modificaciones genitales para chavos trans.

En la misma o en cirugías subsecuentes, se puede hacer un alargamiento de la uretra para que ésta pase por el nuevo pene para que el paciente pueda orinar de pie por sí mismo. Para esto, se utiliza parte de la mucosa del interior del cachete, lo cual es un procedimiento poco invasivo. También se pueden colocar implantes testiculares de silicona; usualmente para este punto se ha optado también por las cirugías de los órganos internos.

El resultado de una metoidioplastía es un “kit” genital de pene y escroto de pequeñas dimensiones. Fácilmente podríamos compararlo con los genitales de las esculturas griegas, que tienen la misma forma de los genitales típicamente masculinos, pero en pequeño.

Los Pros de la Metiodioplastía:

  • Se puede hacer por partes, así que el paciente puede decidir qué tanto desea modificar su anatomía.
  • Se retiene la sensibilidad erógena.
  • Es más barata que una faloplastía.
  • Las cicatrices se disimulan muy bien y no son muy visibles.

Los Contras de la Metiodioplastía:

  • El pene y el escroto siguen siendo más pequeños que el promedio.

Faloplastía

Cicatrices del área donante, varios años después de la cirugía.
Cicatrices del área donante, varios años después de la cirugía.

La faloplastía consiste en crear un pene nuevo usando injertos de piel obtenidos de diferentes áreas del cuerpo. Dependiendo del procedimiento, la piel donante se puede tomar del antebrazo, el costado del torso, el muslo o el abdomen. Esta es una cirugía muchísimo más complicada e invasiva y se realiza por partes; invariablemente incluyendo una histerectomía y una vaginectomía.

En la primera fase, se “arma” un neo falo usando piel del área donante y se reconectan venas, arterias y nervios y también se acomoda la uretra en la punta. La forma en la que se cortan los tejidos donantes depende del área de la cual se toman, aunque lo más común es un área en forma rectangular y sí, deja cicatrices grandes y aparatosas.

La faloplastía es una intervención muy costosa y dependiendo del médico, va desde los cuarenta mil a los cien mil dólares americanos.

En la segunda fase, la cual no siempre se hace en la misma intervención, se emplean tejidos donantes para darle forma al glande. En algunas ocasiones, he visto chicos que optan por un tatuaje cosmético en el nuevo glande una vez que la cirugía ha sanado para darle una coloración más rosada que el resto del neo falo… aunque por supuesto, depende del tono de piel que cada persona tenga naturalmente.

En fases posteriores, se pueden colocar implantes testiculares e implantes eréctiles. Dependiendo de la técnica del cirujano o de lo que el paciente solicite, el clítoris o micro pene se acomoda por dentro del nuevo pene o se deja abajo del mismo para que quede entre el pene y el escroto, para que el área con mayor sensibilidad erógena quede en una posición más accesible. El resultado es un pene y escroto de dimensiones estándar.

Los Pros de la Faoloplastía:

  • Pene y escroto de tamaño estándar.

Los Contras de la Faloplastía:

  • Cicatrices grandes y notorias.
  • El resultado comúnmente es poco estético.
  • El nuevo pene no tiene la misma sensación erógena que un pene estándar.

Conclusión

Hablar de cirugía de reasignación sexual en personas trans siempre nos confronta con la obsesión generalizada de la sociedad respecto de los genitales. Creemos que unos cuantos centímetros de carne determinan quiénes somos y quiénes no somos. La polémica surge desde muchas áreas: las personas transfóbicas que alegan que “nunca serás un hombre porque bla bla”, las personas trans que critican los resultados de quienes optan por operarse o que se escandalizan cuando un Transensual dice que no le interesa modificar sus genitales, la exigencia por parte de algunos gobiernos para cambiar la documentación, las complicaciones económicas para acceder a una cirugía y la transfobia (tristemente común) del mundo médico.

Mientras tanto, la medicina avanza poco a poco para ofrecerles mejores resultados a las personas trans. Si bien los cirujanos que realizan estas operaciones en América Latina son tremendamente escasos, el panorama se abre gradualmente. Debemos comprender que este tipo de modificaciones quirúrgicas no obedecen a un simple capricho, sino que pueden cambiar radicalmente la vida de una persona y hacerle sentir mucho mejor con su cuerpo: se trata de calidad de vida. Una cirugía genital es una decisión que debe tomarse con seriedad y planearse cuidadosamente… pero sobre todo, debemos aprender a respetar las decisiones de las personas respecto de sus cuerpos y su salud.

Y tú ¿qué opinas?