ismaelalvarez.com
Publicidad

Quizás te estés preguntando, ¿por qué debería importarnos a qué edad inician su vida sexual los hombres gays, bisexuales y otros HSH? Bueno, es relevante porque como podrás imaginarte, la salud sexual en la adolescencia es fundamental. Sin embargo, en México existen muchas barreras para que los menores de edad tengan la formación adecuada y métodos para la prevención de enfermedades.

En la escuela secundaria y preparatoria, normalmente nos dan información sobre sexualidad pero es enfocada en relaciones heterosexuales por lo que las personas que tienen relaciones con otras del mismo sexo, no necesariamente tienen las herramientas para actuar de manera informada y responsable.

ismaelalvarez.com

De acuerdo a dos estudios sobre salud sexual y VIH del Instituto Nacional de Salud Pública, la edad de inicio de la vida sexual para hombres gays, bisexuales y HSH es entre 16 y 17 años aunque hay muchos que inician tan pronto como a los 11 años y otros casi llegando a los 30. Según diversas encuestas, el promedio de edad de inicio de vida sexual entre heterosexuales en México es entre 15 y 16 años.

Ante esta circunstancia, es importante que el acceso a servicios esté disponible. Por ejemplo, ¿qué pasa si un adolescente de 16 años llegara a adquirir verrugas anales por VPH? Sabemos que ni siquiera cuando somos adultos, atender ese tipo de ITS es fácil, pero para un chico es probablemente más complejo, sobre todo si tiene que acudir a un servicio público como IMSS o una clínica del Seguro Popular.

Según la Norma Oficial 047 de la Secretaría de Salud, las y los adolescentes deben poder acceder a servicios de salud sin la necesidad de autorización de los padres o tutores, sin embargo la mayoría del personal médico y de enfermería niegan los servicios ante el miedo de meterse en problemas legales o por el estigma hacia el hecho de que los menores de edad estén ejerciendo su sexualidad. Cabe mencionar que en el caso de la prueba de VIH, la Norma Oficial 010 de la Secretaría de Salud dice que los menores de edad deben poder acceder a ella pero la misma barrera que en el caso anterior tiende a presentarse.

ismaelalvarez.com

Los gobiernos de toda América Latina se han comprometido a través de documentos internacionales como el Consenso de Montevideo, a mejorar los servicios de salud sexual y reproductiva para adolescentes, sin embargo casi siempre se piensa en el embarazo no deseado como el principal problema a combatir, y no a las infecciones de transmisión sexual que es el principal riesgo para la juventud LGBT.

En la actualidad, los hombres que tienen sexo con hombres y las mujeres trans entre 20 y 29 años, presentan la mayor cantidad de casos nuevos de VIH en México, lo cual indica que es necesario fortalecer las estrategias de promoción de la salud y de prevención entre las personas más jóvenes.

Necesitamos que la educación sexual cambie de enfoque para que no nos deje de lado y requerimos que los servicios de salud se adecuen a nuestras necesidades. Sigamos incidiendo e impulsando iniciativas que hagan que los programas y políticas públicas sean más inclusivas con la juventud LGBT.

Y tú ¿qué opinas?