Tu entrenador es parte clave en tu transformación corporal. En sus manos están puestas tus esperanzas, tus objetivos y también tu salud. Por eso es muy importante tener el asesoramiento de un entrenador profesional que esté completamente capacitado no solo en entrenamiento sino en nutrición deportiva y suplementación para que tengas un programa integral en base a tus objetivos.

Publicidad

Sin embargo hay una serie de datos que debes tener en cuenta para poder elegir a tu entrenador. Recuerda que la elección de tu entrenador es fundamental dado que debes tener empatía con él para mantenerte siempre motivado además de que comprenda los objetivos que quieres alcanzar y además esté completamente capacitado para ayudarte a lograr tus metas.

APRENDIENDO A DIFERENCIAR.

Dependiendo del gimnasio el servicio puede ofrecerte un monitor, un instructor, un entrenador y en algunos casos un preparador físico. Pese a que parecen ser lo mismo no lo son.

Un monitor se encarga de monitorear a los usuarios en la realización de los ejercicios, se asegura de una sana ejecución de los movimientos.

Un instructor es el que te instruye en el uso de los aparatos, realiza rutinas de ejercicios y da seguimiento.

Un  entrenador físico es el que te ayuda a alcanzar tus objetivos en base a un programa de ejercicios y alimentación. El objetivo es mejorar tus capacidades físicas y estéticas.

Un preparador físico obedece a exigencias de alto rendimiento y competencia. El objetivo a alcanzar es preparar al atleta para el mejor desempeño en temporadas competitivas.

 

ELIGIENDO LA MEJOR OPCIÓN.

¿Qué debo elegir? Todo es en base a tu objetivo a alcanzar y en muchos de los casos, del dinero que planeas invertir. Con el boom del fitness las opciones se han expandido y hay un sinfín de entrenadores que ofrecen servicios integrales para optimizar tu entrenamientos y estos sean más provechosos. Por lo mismo el acceso a estos tiene un costo extra. No todos los gimnasios te ofrecen los mismos servicios, por ejemplo hay gimnasios donde el instructor diseña una rutina genérica (generalmente son buenas rutinas) que deberás seguir durante un lapso de 4 a 6 semanas y posteriormente se realiza un cambio de rutina.

Pero si tu quieres un avance sustancial mi recomendación es que te acerques a un entrenador personal que pueda guiarte con un programa de entrenamiento más específico que además cuente con la asesoría nutricional adecuada.

¿QUÉ DEBO SABER SOBRE MI ENTRENADOR?

Para estar bajo la mejor asesoría debes analizar algunos aspectos sobre tu entrenador

Preparación académica: Pide a tu entrenador que avale sus conocimientos; un carnet oficial que lo avale cómo entrenador, certificaciones vigentes por instituciones oficiales cómo FMFF, CONADE o SEP.  Existen muchos pseudo entrenadores que por competir en algún evento, por estar musculosos o porque simplemente porque pasó por su mente ser “entrenadores” aplican conocimientos empíricos que no siempre son la mejor opción cuando de entrenar a una persona se trata.

COMUNICACIÓN

Las relaciones se basan en comunicación. Con tu entrenador no es diferente, debes mantener comunicación constante con él. Si tienes alguna duda hazla saber, si hay algún ejercicio que te lastima o incomoda hazlo saber. Sé siempre honesto la comunicación es la clave para poder progresar.

 

 OTROS TIPS.

En mi trabajo cómo entrenador considero que es fundamental tener muy en claro qué es lo que quieres lograr sin embargo muchas veces los entrenados no tienen una idea concisa de lo que quieren conseguir; te dejo una serie de tips que te pueden ayudarte a mantener una buena relación con tu entrenador para sacarle el máximo a tus entrenamientos

  • Se Recuerda que el tiempo vale oro y en un entrenamiento personalizado son minutos menos de efectividad. Respeta tu tiempo y el tiempo de tu entrenador.
  • Se claro. ¿Tienes un objetivo? Plantéalo. ¿No tienes un objetivo? Defínelo. Es importante saber hacia dónde vas para saber  cómo llegar.
  • No ocultes información. Si sufres de alguna enfermedad crónica (hipertensión, diabetes), si tienes alguna lesión, si tienes contra indicado algún movimiento (cómo s, si no puedes realizar alguna actividad (cómo correr o saltar).
  • Prepara toda la información necesaria, si has estado en un programa de entrenamiento y alimentación con anterioridad es importante que tengas esa información para poder analizar qué has estado haciendo.
  • Siempre ve con la mejor actitud para enfrentar tus entrenamientos.
  • Si algo no te gusta hazlo saber.
  • Cumple al 100% en las indicaciones, tu entrenador te da directrices, síguelas para llegar a la meta.
  • Si no te gusta la metodología de trabajo hazlo saber.
  • Si vas a cambiar de entrenador termina siempre la relación. No hay nada más triste que saber que tu entrenado se fue con otro sin darte las gracias.
  • Los resultados son 50-50 pero si tu no das el 100 la culpa no será del entrenador.

Espero que estos tips te sean de utilidad para elegir al mejor entrenador, recuerda seguirme vía Twitter e Instagram  @ugofit

Y tú ¿qué opinas?