Publicidad

Cuando formamos parte de un gimnasio hay una serie de reglas o “protocolo” que el mismo club establece para hacer más amena y tranquila nuestra estancia durante el uso de las instalaciones. Sin embargo hay ciertas normas que son relativas al espacio, la higiene y el respeto. Aunque algunas sencillas acciones podrían pasar por mero “sentido común”, siempre es bueno tener en cuenta los siguientes aspectos:

HIGIENE

Este paso (aunque está por demás recordar) tiene que ser enfático. Al realizar actividad física, nuestra temperatura se eleva y sudamos, por lo que podríamos despedir malos olores. Entonces recomendamos:

  •  De ser posible, una ducha antes de entrenar.
  • Desodorante y ropa limpia nos hará sentir a nosotros y a la gente que nos rodea más cómodos.
  • Utiliza una toalla para bloquear el contacto con el aparato. Recuerda que mucha gente usa los aparatos, con esto nos protegemos. Lo ideal es usar otra toalla para secar el sudor de tu cara y cuerpo.

Entrenar en un ambiente limpio hará que tu entrenamiento sea más cómodo.

INDUMENTARIA

 

14256312_1266954569981864_1434436685_n
Foto: @Maciste1975

Al entrenar es necesario llevar ropa que nos permita realizar actividad física de manera cómoda. Sin embargo hay algunos tips que no solo harán más agradable tu entrenamiento, sino que evitarán que seas víctima de ser la nueva sensación en video del Internet.

  • Ropa limpia (turbo básico).
  • Ropa deportiva. Sí, las botas vaqueras, los mocasines, las chanclas de baño o crocs no son calzado para hacer ejercicio.
  • Si te gusta enseñar, hazlo pero con moderación. A nadie le gusta ver gente casi desnuda.
  • Tenis limpios (usa talco o desodorante para pies).

CONVIVENCIA

  • Al ser parte de un club es necesario ser cortés y educado, un saludo no está de más.
  • No busques problemas, hay mucha gente que va al gimnasio simplemente a armar líos, don´t be that guy. Enfócate en lo tuyo que los demás están en lo mismo.
  • Los aparatos NO son tuyos. Recuerda que detrás de ti hay alguien que también paga para usar un aparato. Al terminar el uso del equipo déjalo disponible para otros usuarios.
  • No descanses en los aparatos. Al terminar de utilizar una máquina bájate y descansa mientras alguien más la utiliza.
  • Descarga los aparatos, es muy descortés dejar un aparato con todo el peso cuando alguien que no tiene la capacidad de mover cargas enormes necesita usar ese aparato.
  • No grites. Al entrenar solemos liberar la tensión gritando, gruñendo, silbando, entre otros. Si eres de los que liberan sonidos estruendosos, modera un poco tu comportamiento. Suele ser bastante perturbador alguien que jadea o grita de más.
  • El celular debería estar guardado. Sin embargo si lo utilizas, que sea lo mínimo. No hay nada más desesperante que una persona estorbando en un aparato o en alguna zona en común porque está checando su celular y redes sociales. DON´T.
  • No platiques. Aunque socializar es parte de la experiencia, tu objetivo es entrenar. Cuando termines de entrenar entonces haz lo que quieras.
  • Al ver tanto estímulo visual es inevitable no mirar a alguien que nos atraiga, sin embargo sé discreto. No acoses o molestes a alguien, podrías meterte incluso en problemas legales.

CUIDA TU GIMNASIO

  • No azotes las mancuernas, barras o discos. El piso se deteriora muy rápido, y a final de cuentas los que vamos a pisarlo somos nosotros. Las mancuernas se desgastan o aflojan cada vez que las aventamos. Esto solo afecta el equipo que tú y otros usuarios utilizan.
  • No recargues discos sobre las máquinas, esto va deteriorando la pintura haciéndoles lucir viejos.
  • Usa los aparatos de manera óptima, es decir, no los jales de más, no los golpees, no muevas piezas que no deben ser movidas. He visto muchos usuarios lastimar aparatos que después necesitan usar y que están fuera de servicio por el mal uso que ellos mismos han hecho.
  • Devuelve las mancuernas, discos y barras a su lugar. El gimnasio siempre es un caos porque no tenemos la cultura del orden.
  • Colabora con tu gimnasio. Si ves una mancuerna que lleva mucho tiempo sin ser utilizada ¿por qué no la pones en su lugar? Tal vez no la hayas utilizado pero tu gimnasio y los usuarios agradecemos ese gesto por parte tuya.
  • Cuida las instalaciones y aéreas comunes cómo baños, vestidores, lobby, etc. No desperdicies los consumibles cómo papel higiénico, shampoo, jabón y agua; seamos conscientes del medio ambiente.

El gimnasio es tuyo y tú eres el que decide qué tipo de gimnasio quieres tener. Cuídalo, respétalo y haz uso de manera responsable del mismo. Recuerda que es el lugar donde tus objetivos se cumplen, CUÍDALO.

Espero que estos sencillos tips hagan de tu gimnasio un lugar más ameno. Si conoces a alguien que necesite re-educarse no dudes en compartirle este artículo. Recuerda seguirme en Twitter.

Y tú ¿qué opinas?