unisex
unisex

EL CANDELABRO DE SEBAS

ab00858891f8ba6ee8e4b6fa35298837#Homosensuales, el tema de la columna de este mes podrá parecer algo superficial, ya que aparentemente se trata de ropa, maquillaje, accesorios y cabello. No obstante, si nos ponemos a pensar un poco más, se trata de la imagen con la cual nos sentimos cómodos, la que construimos cada día, en la cual vivimos lo que nos pasa en cada momento, y la misma que deseamos que todos conozcan de nosotros. Esta imagen, a veces, es unisex.

18s4hb17gfni6jpg
International Male Catalogue

Desde los 60’s, cuando escuchamos “unisex”, muchos sabemos que se trata de algo que no es para un género específicamente, algo que puede ser para cualquier género, y que todos lo pueden compartir. Lo hemos visto en algunos elementos inocentes, como en estéticas o perfumes. Y cada vez la ropa se ha uniformado más gracias a pioneros como el escandaloso International Male Catalogue de los 70’s. Ya cualquier persona puede usar playeras, pantalones, cabello corto o largo, o los colores que quiera en muchas partes del mundo. Sin embargo, la nueva cultura occidental es cada vez más abierta (¿o más ambigua?) en lo que se refiere a lo que le toca a cada género.

172480_1_468
Moda unisex

Empecemos con algo superficial. En los últimos años, cada vez hemos visto a más hombres con falda (dejando de lado el tradicional y sexy Kilt escocés). ¿Y cómo olvidar los bigotes que durante el 2014 vimos estampados tanto en las carcazas de los smartphones como en la joyería? Los tacones fueron originalmente para los hombres, luego para mujeres, ahora para quien los quiera. En la última temporada otoño-invierno muchos hombres pudimos comprar ponchos y capas en tiendas como Topman. Algunos hombres muy seguros de sus six-packs aman los crop-tops. Si buscamos un poco más, lograremos encontrar etiquetas que se oficialmente no siguen el binario de género, como Baja East, Dapper & Urban y Saint Harridan; todos con propuestas muy cool y trendy.

Jared Leto con man bun
Jared Leto con man bun

Los metrosexuales ya están pasados de moda. Los productos de belleza para el hombre cada vez se venden mejor en todo el mundo, y lo que le tocaba “al hombre”, cada vez se vuelve más borroso. Más allá del manscaping y del man bun, hoy vemos, por ejemplo, a grupos de K-Pop surcoreano con maquillaje, siendo imitados en toda Asia. Y ni hablar de las chicas que un día decidieron raparse un lado de (o toda) su cabeza.

Existen otros elementos, por ejemplo, los nombres unisex como Alexis, Leslie, Jordan, Elliot, Jamie o Ariel (que, si nos vamos a los orígenes, el último le pertenece a un ángel, un ser sin género). También hay apócopes neutrales como Sam, Dany, Fer, Chris o Alex; o algunos nombres que, dependiendo del país, varía de género, como Andrea. En México tenemos José María y María José.

Andrej Pejic
Andrej Pejic

No obstante, han habido otros aspectos que han generado mucha controversia, como los baños (que no entiendo: los que hemos vivido con familia hemos compartido baños con hombres y mujeres, Y NO PASA NADA). Por fortuna, la reciente cultura queer permite muchas de estas nuevas reglas, y celebra, por ejemplo, la androginia. Las chicas y los chicos andróginos pueden llegar a ser MUY sensuales, como los modelos Azmarie, Rain Dove y Andrej Pejic.

La forma en que decidimos vernos es una manera de expresar quienes somos, es una cuestión de identidad. Si algunos dicen que debemos vestirnos para el trabajo que deseamos, yo más bien creo que tenemos que vestirnos para la persona que queremos ser. ¿Qué más da si es rosa pastel, lila o azul marino? Al final, todos necesitamos cubrirnos con algo.

Conclusión: exploremos todo tipo de imágenes, de expresiones de género, divirtámonos, admiremos a atrevidos y creativos diseñadores e íconos de la moda, si no nos gusta, no nos burlemos de aquellos a quienes sí, y lo más importante, amémonos por quienes somos…

ya que nosotros mismos lo sabemos mejor que cualquiera.

Y tú ¿qué opinas?