Para todos los nacidos en los ’80 (sí hay algunos por aquí, ¿no?), entonces But I’m a Cheerleader seguramente marcó una época importante en sus jóvenes corazones gays.

Para los nacidos después del 2000  (ay), pues esta película debería de estar en sus listas de referencia y más, si es que ven OITNB, porque Natasha Lyonne es parte importante de todo esto. Este año Natasha protagonizó varios dramas en donde sus personajes eran queer: Nicky en OITNB, Martha en Addicted to Fresno y ahora  Sarah en The Intevention.

The Intervention une a tres parejas que intentan hacerle un favor a una cuarta, en un esfuerzo – según ellos – de salvar a su matrimonio. Claro que estas cosas nunca funcionan como uno las planea y más bien salen expuestos los problemas (de pareja y personales) de todos los involucrados. Clea DuVall debuta como directora y escritora con una pieza que no es nada extraordinario, pero sí bastante cumplidora. Además, Clea me cae mejor desde que dirigió uno de los videos de Tegan and Sara este año.

the-intervention_lynskey_duvall_lyonne_ritter¿Y cómo está la cosa con estas tres parejas? Por un lado tenemos a Annie (Melanie Lynskey) y Matt, que llevan ya varios meses comprometidos pero simplemente no logran llegar a la fecha de la boda. No es que él no quiera, es que Annie siempre tiene algo… luego están Jack (Ben Schwartz) y Lola (Alia Shawkat), la pareja dispareja: él tiene muchos años más que ella, ella no quiere nada serio. También tenemos a Sarah (Natasha Lyonne) y Jessie (Clea DuVall), quienes llevan varios años juntas pero simplemente no se han mudado juntas porque a Jessie “le gusta demasiado su independencia”.  Finalmente, la pareja a la que le quieren hacer la intervención: Peter (Vincent Piazza) y Ruby (Cobie Smulders), llevan años casados pero no hacen más que pelear, todo el tiempo. Parece que cualquiera de estas cuatro parejas sería un caso digno de atención, ¿no? Y el desarrollo de esta historia, el temor de realmente hacer la intervención, los encuentros que suceden mientras están estas 4 parejas en la misma casa, es lo que hace que cada uno de los involucrados se pregunte cuál es su salud mental y el estado de su relación. Cada uno tiene demonios que enfrentar, y vaya que lo hacen. 

Para quienes buscan algo interesante pero ligero que ver, esta es una buena opción. Si bien The Intervention está lejos de ser una comedia, o una buena comedia negra, sus buenos toques de drama nos dan lo que necesitamos para disfrutar de la película y cuestionarnos nuestras propias actitudes de pareja.

intervention

Bonus: Sara Quin fue la encargada del sonido en esta película.

Y tú ¿qué opinas?