Publicidad

Si lo tuyo son las comedias simples o si viste The Hangover (y reíste con cada arte), Rough Night es para ti. Es eso, una película que te hará reír y sentir incómoda en varios momentos, así que si eso te suena, ve buscando las fechas de Rough Night en tu cine más cercano.

¿De qué trata Rough Night?

La película en sí no ofrece nada que no hayamos visto en otras películas, bien podríamos verla como una mezcla de Bridesmades, The Hangover, Very Bad Things… excepto que aquí salen Scarlett Johansson, Kate McKinnon (la novia de todos), Ilana Glazer, Zoë Kravitz y Jillian Bell en una comedia dirigida por otra mujer, Lucia Aniello (quien trabaja con Ilana Glazer en el gran show, Broad City). La premisa es simple: un grupo de amigas se reúnen un fin de semana en Miami para festejar que Jess (Scarlett Johansson) va a casarse.

Alice (Jillian Bell), parece ser la amiga más dependiente, sigue siendo la misma mujer narcisista que era en la universidad y depende de su amistad con Jess enteramente. Además es ella la que accidentalmente mata a un stripper, y es ahí en dónde inicia el verdadero conflicto. Claro que Alice está también ocupada peleando con Pippa (Kate McKinnon), la amiga australiana de Jess. Kate McKinnon se roba el show para muchos, otros dicen que es demasiado su acento australiano, yo les digo que toda la película es demasiado pero de eso se trata.

Con un cadáver que esconder, empiezan a salir los problemas entre amigas. En un momento Blair les confiesa que está divorciándose y que la metan a la cárcel por asesinato no se vería bien en su pelea por la custodia de su hijo. Frankie (Ilana Glazer) se extraña de que no haya sabido de esto antes y entendemos que ellas tuvieron una relación durante la universidad (además durante la película se reclaman “amistosamente” la una a la otra sobre quién rompió con quién y no entiendes si es broma o no… pero no era broma). Ahí no termina la historia de ellas dos. En fin, regresando al cadáver, resulta que deshacerse de él es mucho más complicado de lo que pensaban, más cuando empiezan a entrar otros factores, como que un grupo de criminales se involucre en la historia o que el prometido de Jess viaje en coche usando pañales para saber qué le pasa a Jess.


¿Verla o no verla?

Aunque los personajes son exactamente eso, personajes tipo Glee (dos dimensiones, no mucha profundidad), las actrices son tan buenas que hacen que te quieras quedar con ellas. Si no te molesta que esta historia vaya a exagerar cada vez más, o que después de ver a Scarlett Johansson en Ghost in a Shell (y de las pocas veces que la verás en una comedia), quieres verla en algo distinto, esta es tu oportunidad. Además, con Kate McKinnon e Ilana Glazer no hay falla.

Y tú ¿qué opinas?