“You say it’s only words, and that it will get easier with time.
Nothing’s only words, that’s how hearts get hurt”

Queridos, hermosos y bien portados #Homosensuales, hoy les venimos manejando lo que viene siendo la emoción de ser #MikaFanGirl y haber tenido la oportunidad de estar a unos cuantos metros de este #guapo, #sexy y #excelente cantante llegado del otro lado del charco nomás para deleitar nuestros tímpanos y nuestras pupilas.

#SoyHomosensualEn SoyHomosensual Daniel, Llogurt, Juanpi y este loco que les escribe nos sacrificamos sólo para que ustedes tuvieran un par de transmisiones en vivo a través de nuestra cuenta de Facebook, un seguimiento por Twitter, un par de interacciones por Snapchat y así, nos acompañaran al lugar secreto en donde Michael Holbrook Penniman Jr. nos esperaba para regalarnos un cachito de su lugar en el cielo en un showcase privado en la Ciudad de México.

Y es que por más privado e íntimo que fue el show, es importante dejar en claro que Mika se las sabe y se las sabe bien. Acompañado de un bajo, dos pianos y un pandero ocasional, nos quedó claro que lo que hay detrás de su proyecto musical es igual de sólido que sus letras, sus agudos, sus piernas y su búsqueda musical. Ha pasado ya un tiempo desde Life in a cartoon motion y la experimentación ahora tiene un orden y un control, ha evolucionado a un punto en el que no hay una sola canción que el público no haya coreado y obvio, otros más sentimentales como yo, soltamos la lágrima a medio concierto.

MikaArrancó con esa canción que le dio nombre a su tercer álbum: Origin of love. Las primeras notas al piano y el grito de un público que por años había estado esperando un rato de cursilería, de esa cursilería de un pop bien pensado, cimentado en el entendimiento no de lo que está de moda, sino de algo que va más allá y Mika entiende a la perfección: la multiculturalidad. Después vinieron Grace Kelly, canción con la que yo tengo un pequeño y bonito recuerdo (dato innecesario) y Talk  about you, para ese momento el tono del concierto había sido establecido: Esa era una noche para pasarla bien, en aquello que se manifestaba íntimo, cuidado y cercano. Así sentimos a Mika con sus fans mexicanos, tratando de hablar un español que era acribillado por frases en italiano, pero a él, todo se le perdona.

MikaAl micrófono llegaron también Happy ending (ahí se me salieron las lágrimas #PorqueCursi), Boom boom boom y su sexy francés, My interpretation y Hurts. Sí queridos, pura letra llegadora, puro dolorcito de ese que nos enamora de la música, nos hace pensar cosas y en ocasiones, nos recuerda que compartimos mucho más de lo que nos aleja. Con Hurts su mensaje anti bullying ha sido establecido, nos habla de cómo las palabras no son tan simples, de cómo el acoso y la violencia son temas que jamás deberíamos de ignorar. Bien ahí Mika!

Es importante anotar que en sus pequeñas conversaciones, mientras iba y venía sobre el escenario, mientras pedía asesoría para sus frases en español, comentó dos cosas muy interesantes:

“Ayer, prometí en la radio que hoy cantaría cualquier canción que me pidieran” y “Este es el primer concierto en México en el que me siento completamente libre”.

Y aunque no es la primera vez que viene a nuestro país, pareciera que el tiempo ha alejado aquella visita de hace algunos años y ahora, afuera del clóset, con una carrera sólida y con mucho por venir, ha decidido traernos su música como si fuera la primera vez. Es probable que cuando hablaba de esa libertad, se estuviera refiriendo a la posibilidad que brindaba el formato del showcase, pero nos ilusiona pensar que ahora, aceptando frente a sus fans lo que es, en el fondo hablaba de esa libertad que muchos conocemos cuando le hacemos frente al mundo.

Y sí, llegaron Billy Brown y su viaje a una isla en la costa de México, Popular (obvio sin Ariana Grande y en una hermosa versión acústica), Relax, take it easy y We are golden. Era momento de mover el bote, de rasparse la garganta y de susurrar frente al mundo, a la par de Mika, ahí en la delegación Cuauhtémoc, que:

We are not what you think we are: We are Golden!

MikaY así, se avecinaban las últimas canciones. Se detuvo un momento, miró a su público que pedía más, quería más, #PorqueGoloso e interpretó Over my shoulder, esa canción que dentro de Life in a cartoon motion venía como hidden track y que pocos esperábamos por ser la primer canción escrita por este guapo de origen libanés. Luego, las notas de Rain, otra que pocos creímos que cantaría, para este momento nosotros ya estábamos pidiendo matrimonio, organizando un rapto y repartiéndonos sus besos. Pegadita le siguió Lollipop, escuchamos Last party y bailamos al ritmo de Love Today, claro, no podía faltarnos un cierre nostálgico, emotivo y alegre. Una combinación completamente Mika. Y así, después de Love today nos dejó, queriendo que regrese pronto, sin encore, con ganas de llevártelo a casa y con la sensación de que siempre habrá más de un cantante completo, ingenioso, divertido y lleno de letras que nos recuerdan que todos somos especiales.

Emocionados y felices los #Homosensuales regresamos a casa tarareando alguna de sus canciones. Yo no me he podido quitar Happy ending de la cabeza. Hay rumores de que vuelve pronto, nada es seguro, sólo nos quedará esperar, tener el recuerdo de una noche excelente y escucharlo hasta que regrese. Para eso es la música ¿no?, para tener pasiones y emociones por venir.

This is the way you left me,
I’m not pretending.
No hope, no love, no glory,
No happy ending.
This is the way that we love,
Like it’s forever.
Then live the rest of our life,
But not together.