¿Quién iba a pensar que llegaría el día en que veríamos a Britta Perry (Community) junto a Blair Waldorf? Y bueno, tengo que admitir que si bien nunca fui fan de Gossip Girl, sí lo soy de Community y aún así fue bastante sencillo ver a Gillian Jacobs interactuar con Leighton Meester y creerles la química tan divertida que tienen en escena.

Pero, ¿de qué se trata Life Partners?

lifepartners4Paige (Gillian Jacobs) y Sasha (Leighton Meester) son mejores amigas. Mejores amigas nivel: vemos #OITNB en una sola sentada (ok, se burlan de America’s Next Top Model) con una botella de vino para compartir y no te juzgaré por hacerlo. Vaya, de esas cosas que te pasan una vez en la vida. Paige es #Bugasensual, Sasha es #Lesbosensual y eso a nadie le interesa: el punto es que la pasan bien juntas y ambas intentan (pero no) tener una vida romántica saludable saliendo con gente que conocen en Tinder (y no, no la una con la otra). Sasha es cínica y sarcástica, relajada y hasta irresponsable dirían unos, quiere dedicarse a la música y tiene un trabajo como recepcionista que poco le interesa. Paige es ordenada, responsable, básicamente es la mamá de Sasha porque la cuida y ve que coma bien. Ciertamente tiene muchas más ganas de encontrar el amor porque pronto se pone muy seria con Tim (Adam Brody), a quien conoce en una de esas salidas vía internet. Esa misma noche sale con alguien (un alguien interpretado por Kate McKinnon <3), pero saliendo de la cita le escribe a Paige para burlarse sobre lo acontecido en la noche, para su sorpresa, Paige sí la pasó bien y pronto las cosas cambian.

Y las cosas cambian en muchos sentidos: de pronto Sasha pierde al ancla que le daba el poco equilibrio que tenía su vida, está a punto de cumplir 30 años, no está segura de si realmente hacer música es su sueño o uno que se compró a los 19 y ve lejos la estable vida a la que Paige está entrando. Una crisis, básicamente.

Sasha se siente amenazada, olvidada y pronto busca cualquier excusa para alejarse de 960Paige y empezar a salir con la ex que nunca debió. ¿Qué pasa después? Les toca verla para saber, lo que es cierto es que Life Partners hace un buen acercamiento a qué pasa por la mente y corazón confundido de todos aquellos que se acercan a los 30 y que no han logrado lo que “deberían”. Sin hacer una crítica profunda a porqué creemos esas cosas que son impuestas por el exterior, Life Partners sí nos ayuda a sentirnos acompañados y a pensar – procesar- en esas cosas que a lo mejor aún no tenemos (cada quién sabrá qué es, un empleo estable, una idea clara de qué quiere en la vida – ¿alguien lo sabe? -, una pareja formal), pero también a darnos cuenta que nunca es tarde para movernos y cambiar de dirección. Además es refrescante ver situaciones #Lesbosensuales reflejadas en una película así (el drama, la ex con la que nunca debiste salir, la necedad, la necedad) y que además te alivianen haciéndote reír y reflexionando un poco. Como verán, es fácil olvidar que existe Tim y sí queda a veces de lado Paige, pero es también un buen recordatorio sobre lo importante que es tener buenos amigos (pocos, pero buenos) cerca de nosotros.

¡Así que ya tienen tarea!