Britney Spears dio mucho de qué hablar durante su última presentación, aquí les traigo algo más… si ustedes siguen utilizando el viejo y gastado argumento de que la música pop no tiene mensaje ni contenido, tranquilos, de vez en vez nuestros ídolos de ventas tienen muy buenas puntadas… esta es una opinión personal sobre el mensaje que creo que está dando Britney Spears.

Britney Spears no es un fenómeno de la cultura popular mundial nada más porque sí, fue un proyecto en el que se han involucrado profesionales talentosos que confiaron en la magnética personalidad de la interprete de “Baby One More Time” para difundir algún mensaje poderoso.

Esta vez hablaremos de el fin del mundo, un tema abordado a diario por científicos, filósofos, líderes religiosos, ecologistas, entre muchos otros.

En el caso de la princesa del pop, su primer acercamiento a este tema fue el video para el sencillo “I’m a slave 4 u”, de su tercer disco “Britney”, nombrado así porque fue el primero en que la cantante colaboró escribiendo varias canciones y produciendo gran parte de ellas.

Para “I’m a slave 4 u”, Britney contrató al director Francis Lawrence, que en ese entonces trabajó para Green Day en “Warning”, Avril Lavigne en “Sk8er boi”, Alanis Morissette en “Hands Clean”, y luego con Lady Gaga en el también épico “Bad Romance”.

La visión apocalíptica y de llamado a la acción social colectiva de Lawrence en algunos de estos videos, lo hizo el candidato perfecto para más recientemente dirigir la saga cinematográfica “The Hunger Games” (Los Juegos del Hambre).

¿Qué tienen en común estos trabajos? En todos los protagonistas son jóvenes sumergidos en una vida cotidiana precaria, la realidad de muchos de los millennials, que hoy en día tienen trabajos mal pagados, contratados por outsourcing, sin seguridad social, enfrentando inseguridad, falta de agua, falta de espacios de expresión, o simplemente atrapados por las grandes corporaciones o la mafia (narco etc.), las que sólo les chupan el talento y la sangre.

En el caso de “I’m Slave 4 U”, Spears es una adolescente que vive en la ciudad de Hong Kong, en una época futura en la que la escasez de agua es absoluta, así lo hace saber Lawrence colocando garrafones vacíos como parte de la escenografía.

Spears y sus amigos, sudorosos, acalorados, aprovechan el oxígeno que aún queda en el denso aire de la urbe asiática para bailar mientras esperan un milagro, la lluvia, única fuente de agua potable antes del fín del mundo.

En el 2001 ya sabíamos del fenómeno del “Niño” y el cambio climático, pero en “I’m Slave 4 U” las cosas se ven más extremas. Si bien se supone que está ambientado en un sauna, la verdad de las cosas es que nadie va a un sauna vestido con mezclilla…

De hecho el concepto completo del disco “Britney” es apocalíptico y describe la situación en la que creció la generación del fin de milenio.

En la portada, una Britney andrajosa espera sentada en el pórtico de su casa en ruinas y con una cruz colgando del cuello. Seguramente reza porque las cosas mejoren en un mundo que se desmorona mientras ella pasa los mejores años de su juventud, bailando.

Y es que los millennials (nacidos entre 1982 y 1990) crecimos con esos cuentos, de que en el año 2000 todo terminaría o sería el inicio de una nueva era. Y pues ni se acabó y la neta es que de “nuevo” le veo muy poco, por eso estos videos reflejan un ese temor.

Por ejemplo en “Sk8ter Boi” de Avril Lavigne, el video cuenta la historia de una banda de adolescentes que deciden hacer un llamado vía las primeras redes sociales en internet para organizar una protesta pública por algún tipo de descontento con el régimen social, la autoridad, que representa a los adultos responsables de entregar un mundo en agonía.

En “Warning” de Green Day, un chavo vive en un departamento maloliente, trabaja en una fábrica en condiciones inhumanas y está tan acostumbrado al crimen que atraviesa una balacera para calentarse una de esas comidas poco nutritivas que distribuye la orgullosa industria alimenticia de nuestros tiempos. Las estadísticas nos dicen que cada vez más jóvenes viven en estas lamentables condiciones.

Regresando a Britney, luego del video de “I’m Slave 4 U”, pasaron algunos años para que Spears decidiera filmar la continuación.

Fue en el disco “Femme Fatale” (2011) que apareció “Till The World Ends” (Hasta que el mundo se acabe). Britney retomó el tema pero en esta ocasión la otra posibilidad: el Armagedón.

Ya saben ese pasaje bíblico donde una bola de fuego cae del cielo y acaba de una vez por todas con la creación divina.

Que se traduce al suceso siempre impredecible de que la trayectoria de un meteorito gigante se cruce con la órbita del planeta Tierra y kaboom!, todos acabemos rostizados.

Pues bien, en el video “Till The World Ends”, dirigido por Ray Kay, presentan a Britney como la líder de un grupo que busca refugio en las cloacas de la ciudad de Los Ángeles, California, tras enterarse que la profecia apocaliptica se cumplirá.

Todos corren a las profundidades de la ciudad y deciden… sí adivinaron, bailar hasta que se acabe el mundo.

Ya sé, van a decir que sería una decisión bastante imbécil, pero ¿Qué otra cosa se puede hacer si ya todo se va ir al carajo?

Pues bien en el video de Spears las cosas tienen un final bastante feliz, y luego de algunos daños millonarios en la infraestructura de la ciudad, la raza humana puede regresar a la superficie a seguir… pues con sus vidas normales.

Y bueno aunque en el video de “Hold it Against me” también cae algo del cielo… mi teoría es que no se trata de un meteorito, pero esa historia se las cuento en la próxima.

Ojo: Esta entrada sólo se refiere al mensaje de los videos, las letras y música se cuecen a parte.