Muchas personas buscan al Príncipe azul, ese hombre que hace a la fantasía volverse realidad: un caballero guapo, de buenos modales y detallista.

El problema es que a veces se encuentran un sapo: frió, feo y entrometido.

El Príncipe Azul 2

 

Pero lo triste es encontrar al príncipe azul y verlo como sapo.

Es decir, por estar buscando un hombre perfecto se perdieron al hombre correcto.

Y tú ¿qué opinas?