Todos lo sabemos: a Netflix le gusta jugar con nuestras emociones, esto no es para débiles de corazón.

Entre que nos quitan Sense 8 (pero nos dan un final de dos horas) y más temporadas de OTINB, lanzamientos como Glow y luego otros estrenos como Gypsy, que tiene un personaje (principal) que es ¿#bisensual?

Naomi Watts es Jean Holloway, una terapeuta aburrida con su vida y sus pacientes. Esta tranquila y aparente perfección no son para ella. Está felizmente casada con Michael y tiene una hija en una linda casa en NYC, aunque tiene una mala relación con su madre además de que no le gusta que su hija no se identifique ni como hombre o mujer (non-gender-conforming). ¿Qué hace entonces Jean para acabar con la aburrición? Pues se adentra, ilegalmente por su puesto, en las vidas familiares y sociales de sus pacientes.

Foto: Netflix

También, en un momento sorpresivo, Jean inicia una relación con Sidney que trabaja en una cafetería esperando tener pronto una oportunidad en la industria musical. Claro que esto tampoco puede ser sencillo (vaya, no lo era desde un inicio…) pero Sidney es la ex de un paciente de Jean que no se ha recuperado de esa ruptura. Visualmente es inquietante. Gypsy es una buena opción para pensar en lo que pudo haber sido, en la segunda parte de la primera temporada, por ejemplo, Jean explora más lo que hace al inicio de su relación con Sydney: hacer como que es alguien más.

Gypsy es una buena recomendación para cuando terminen de ver OITNB y Glow, para bajarle un poco a la emoción con la que nos dejan esas series y entrar a conocer  la mente de otro complejo personaje.

 

¿Qué opinas?