Stephen Hawking, Ryan Murphy, Barack Obama… nuestra generación definitivamente no se puede quejar de falta de genios en cualquier ámbito. Personas talentosas no dejan de brillar, y sobresalir parece una tarea titánica, pero si alguien sabe hacerlo, es el homosensual Karl Lagerfeld.

Publicidad

Sin ánimos de ofender, pero este alemán es una de las mentes más inteligentes de los negocios y el arte, ya que no solamente ha sabido llevar el imperio de Chanel a límites que nunca antes había alcanzado, sino que además lo ha hecho siempre viéndose fabuloso (cof cof Bill Gates). Y aunque su contribución para la moda es indudable, de lo que hoy les quiero hablar es de lo que ha hecho para el séptimo arte. Los cortometrajes de este hombre son ciertamente piezas de sublime belleza y vanguardia para Chanel, por lo que se los recomiendo tanto como ver Queer as Folk.

The Tale of a Fairy es una historia con un toque #lesbosensual a la que no le falta moda, sensualidad ni escándalos familiares. Los hermosos y talentosos Anna Mouglalis, Amanda Harlech, Kristen McMenamy, Freja Beha y Baptiste Giabiconi protagonizan esta pieza, y se dejan llevar por un sueño lleno de lujo, apuestas, confusión e impulsividad.

En The Return, la elegante Geraldine Chaplin es la musa que representa a la misma Coco en una época de rediseño necesario para la etiqueta. Acompañada por el siempre galante Rupert Everett, en este corto podemos vivir la época en la cual la marca se enfrentó a una revolución gracias a la fuerte personalidad de su fundadora.

Chaplin se une a la bisensual Kristen Stewart en Once and Forever, en el cual ambas encarnan a la Chanel en un proyecto fílmico que combina exquisitamente el ayer con el hoy. Se trata del detrás de cámaras de una biopic de la diseñadora, por lo que su vida se aprecia desde una perspectiva diferente a la de un libro de historia, pero no por eso menos profundamente.

La supermodelo du jour Cara Delevingne y el alguna vez hombre mejor vestido del mundo Pharrell Williams se ecuentran en Reincarnation, un etéreo cuento sobre un romance histórico. Ella, inspirada en la imagen de la princesa Sissi, él, como un glamoroso soldado, ambos salidos de óleos para bailar a la mitad de la noche y olvidar los problemas y las preocupaciones de la clase trabajadora.

Quisiera cerrar con la cereza del pastel, una de las caras que Chanel ha abrazado cabalmente para representar su marca en repetidas ocasiones: Keira Knightley. A esta leyenda se le dan bien los roles históricos (pudimos verlo en The Dutchess, la franquicia de Pirates of the Caribbean, Atonement, The Imitation Game, Pride and Prejudice y Anna Karenina), y en este caso, nos trae a una Gabrielle Chanel con indomable sed de éxito en un corto muy fashionista.

Y tú ¿qué opinas?