Jacob Mott es un gran ilustrador nacido en Kent, Inglaterra, y su pasión por crear en ilustraciones personajes, lo ha llevado a crear grandes comics orientados al público gay con una fuerte carga de erotismo.

A pesar de que actualmente parece haberse tomado un descanso, sus historias permanecen para poder ser apreciadas, en una de ellas incluso llegó a asegurarse de que los días de los criminales estuvieran contados… me refiero a su comic homoerótico: The adventures of Lawsuit and T-boy.

Lawsuit y T-boy

La trama de este comic transcurre en Londres, una gran ciudad de igualdad, riqueza y prosperidad, en la cual, al caer la noche se puede ver como la miseria, depravación, suciedad y villanía toman el control e incluso se sabe que los oscuros callejones se convierten en trampas mortales.

Sin embargo, hay esperanza pues es bien sabido que donde hay oscuridad también debe haber luz, donde hay villanos, encontramos héroes… Héroes como el atlético y joven T-boy y su atractivo y musculoso mentor Lawsuit.

Este dúo dinámico al parecer, inspirado sin lugar a dudas en Batman y Robin, mantienen las calles de Londres seguras, pero con un estilo más moderno, sin capas y con una gran dosis de erotismo.

El malvado Il Fantasma

De esta forma, su labor por mantener la paz da resultado, no obstante, algo maligno amenaza esta tranquilidad: Il Fantasma, un villano retorcido y maníaco que ha diseñado un maléfico plan para convertir a las personas en zombies con un apetito sexual insaciable.

Lawsuit y T-boy tendrán que enfrentar estas amenazas, sin otra opción para eliminarlas más que, tal vez, correr el riesgo de caer en sus redes para intentar salvar el día.

Acerca del comic.

Esta es otra singular historia del talentoso Jacob Mott, y aunque se trate (por ahora) sólo de un ejemplar, la seductiva narrativa y la grandiosa ilustración de Jacob, la hacen un must have si eres fan de este tipo de relatos.

Por cierto, hay que mencionar que tanto la historia como el arte son muy explícitos, por lo que sólo recomendamos su lectura a mayores de edad. 😉

Que lo disfruten.