Mucho se ha comentado sobre si actores trans deberían de interpretarse en el cine, que si los directores y productores siguen apostando por actores y actrices cis, o que si no hay suficientes personajes que representen congruentemente a la comunidad trans.

Hoy, en 2017, seguimos enfrentando estos paradigmas y tenemos que ser responsables como espectadores a la hora de ver y exigir que queremos ver en el cine.

Estén prevenidos de ver escenas lesbonsensuales muy gratuitas…

El motivo de este pensamiento es sobre el próximo estreno en Estados Unidos de la película The Assignment, en la que Michelle Rodriguez interpreta a un asesino a sueldo que despierta tras una larga operación de reasignación genital sin su aprobación, provocando en ella una enorme confusión en su identidad y como se tiene que reconstruir a partir de eso. Evidentemente, la protagonista no va a dejar las cosas así y buscará venganza de los captores que le hicieron el cambio.

Esto mismo habló más artística y moral Pedro Almodóvar (en La piel que habito), y ahora se toma como punto de partida de un thriller en el que la brillante actriz Sigourney Weaver aparece como la villana de la historia. Y es que no es para menos el miedo que tiene la comunidad trans en Estados Unidos de ver como el cine sigue explotando el tema del cambio de sexo como una cuestión tan trivial como se plantea en los avances de esta cinta, que cómo siempre, se los presento para que ustedes tengan la última palabra. 

La película ha recibido muy malas críticas, pero, ¿No era para menos, o sí?

Y tú ¿qué opinas?