20151113_193323_Moonlight_D23_0117.tif
Publicidad

Pareciera que el triunfo de Moonlight (2016) abre una nueva puerta para el cine de temática gay, mayor visibilidad, que los productores se arriesguen a más contenidos como este, etc. Sin embargo, esto no ha sido así, debido en gran parte al cerrazón arraigado por las grandes compañías.

Moonlight relata una historia de vida contada en tres tiempos diferentes…

Pongámonos a pensar esto, en lo que va del año cuatro películas comerciales han destacado un tema LGBT: Beauty and the Beast, con personajes homosexuales y algunas muestras de travestimiento es un atisbo de apertura al tema por parte de Disney; Alien: Covenant, que metió el tema muy veladamente a pesar de contar con una pareja gay; Ghost in the Shell contó con un beso lésbico que si parpadeas, te lo pierdes; y, Power Rangers, que mostró a una ranger decidiendo sobre su sexualidad.

Josh Gad le dio flanboyancia a LeFou…
La inclusión de la pareja gay en Covenant parece forzada
Si parpadeas te podrás perder el beso lésbico…
Valiente intento, lástima por su taquilla

Los pequeños productores están proponiendo este año cintas como After Louie, que logró su financiación gracias al crowfunding; Atomic Blonde, la nueva cinta de Charlize Theron fue rechazada por la gran industria, a pesar del peso de su actriz, pero consiguió que pequeñas productoras se movieran para llevarla a cabo; O Battle of the Sexes, que podrá llegar a las pantallas gracias al triunfo en los Oscars de Emma Stone en los Oscars.

Críticos han aplaudido a Alan Cumming…
Habrá mucho beso y neon en Atomic Blonde
Podría ser el segundo Oscar para Emma Stone

Los grandes estudios se niegan a reconocer el poder de contar una buena historia de temática gay, sin tener que explotar el tema por sí mismo. Sólo los pequeños estudios han conjugado esta forma para traernos joyas como Carol, y la misma Moonlight; los cuales siempre se han mostrado propositivos con el tema. Pero aún así, directores como  Ira Sachs han denunciado en repetidas ocasiones el bloqueo de los distribuidores por mover contenidos LGBT ¡No sólo pasa en México, también en Estados Unidos! haciendo que estos se puedan ver únicamente en festivales o plataformas en demand. El caso más sonado fue el estreno de su película Love Is Strange, la cuál trata sobre una pareja gay en su plenitud de vida y su relación con su familia, no había desnudos ni erotismo, pero los clasificadores la sellaron para ser “exclusivamente para adultos”, cerrándole así el paso para que llegara a las carteleras comerciales.

Carol, una película que merece más reconocimiento…
Una tierna pero intensa historia de amor

En México seguimos dando burla y escarnio, como si se tratase de los setentas – ochentas; y eso gracias a la promoción de películas como Macho, o la infame Pink, ahora tenemos que prepararnos para la nueva cinta de Mauricio OchmannHazlo Como Hombreque de simple vista promete estereotipos y prejuicios en sus avances.

Una oxidada versión de Modisto de señoras…
Hazlo como hombre, o como aceptarte con tus amigos machistas…

Este año no hay que perderle la vista a películas como 120 battements par minute de Robin Campillo, la que hiciera llorar a Almodóvar; o bien, Call Me by Your Name, dirigida por el italiano Luca Guadagnino, protagonizada por Timothée Chalaste y Armie Hammer y que ya ostenta un 95 de calificación por los críticos. Sin duda, su éxito será determinante, para decirle a las productoras hollywodenses que ya se dejen de prejuicios y apuesten a contenidos no confinados a una representación secundaria. Es tiempo de evolucionar en las historias de una vez por todas.

El romance de un adolescente italiano podría ser la mejor película del año
120 battements par minute, se llevo el reconocimiento internacional

Y tú ¿qué opinas?