¿Pues qué les cuento? QUE FUI AL CONCIERTO DE ARIANA LIMA… ah, no perdón, DE ARIANA GRANDE #oops… Y ESTUVO IN-CRE-Í-BLE

Publicidad

La gira mundial Dangerous Woman de Ariana Grande nos dio un buen susto en Manchester hace unas semanas tras los lamentables acontecimientos terroristas, pero como la gran artista que es, Ariana resurgió de las cenizas junto con sus fans para decirle al mundo que no nos vamos a dejar intimidar y que todos debemos unirnos por un mundo mejor sin importar la geografía, la raza o la sexualidad.

He de confesarles que todo fue una serie de eventos afortunados. Estaba terminando mi jueves, regresando del gimnasio y disponiéndome a ponerme mi pijama, cuando un amigo de la prepa me escribe histérico, animándome a ir con él al concierto, con boletos de entrada general a mitad de precio. Tuve que decir que sí. Un par de horas después estábamos emocionados nadando en un mar de orejas de cuero y encaje negro en el Palacio de los Deportes en la Ciudad de México.

Wow

¿Y qué nos pareció? Un concierto relativamente sencillo (si lo comparamos con las producciones de Madonna o Lady Gaga), pero que no le pide nada a ninguna diva, ya que su voz privilegiada es suave como el terciopelo y fuerte como el acero. A su corta edad, Ariana es uno de los talentos más potentes de nuestra generación, con una garganta y un par de pulmones tan impresionantes como los de Céline Dion o Christina Aguilera, e indudablemente hermosa. Además, en su concierto pudimos comprobar que se trata además de una persona linda y humilde que no necesita miles de cambios de vestuario o escenarios ostentosos para dar un show de primera.

So one last time
I need to be the one who takes you home
One more time
I promise after that, I’ll let you go
Baby I don’t care if you got her in your heart
All I really care is you wake up in my arms
One last time
I need to be the one who takes you home

En el público claro que hubo pequeños acompañados de sus padres, chavorrucos Godínez recién salidos de la oficina, y mucho LGBT, todos coreando a todo pulmón sus éxitos como Break Free, Focus y Greedy. ¿Sus bailarines? Excelentes, en especial al principio cuando voguearon, y cuando se quitaron las playeras al escuchar Side to Side para presumirnos sus músculos. ¿El escenario? De lujo, sobre todo cuando las pantallas gigantes proyectaron luces que formaban arcoíris y siluetas de parejas del mismo sexo abrazadas durante la canción Thinkin’ Bout You. Otro gran momento de la noche fue cuando cantó Somewhere Over the Rainbow en honor a las víctimas del atentado, una bella interpretación de un himno sublime. Pero indudablemente la estrella fue el encore, al entonar Dangerous Woman en un vestido de cuero negro, y que nos hizo gritar a todos.

¿Fueron? ¿Les gustó? Ariana, muchas gracias, felicidades, y esperamos volver a verte pronto en tierras aztecas.

Y tú ¿qué opinas?