Fuego en la sangre (Fire in the Blood, 2012)

Sinopsis: A finales de 1990 y principios de 2000, los gobiernos occidentales y las empresas farmacéuticas impidieron que los medicamentos antirretrovirales de bajo costo llegaran a los enfermos de SIDA de África, causando 10 millones o más de muertes innecesarias. Un grupo de personas decidió luchar para defenderse.

Este documental fue parte de la Sección oficial documentales internacionales a concurso del Festival de Sundance. Los documentalistas expresan el tema con crudeza y en cada fotograma te hacen sentirte vulnerable, así como los protagonistas. Te hace pensar el poder de la industria farmacéutica y cómo se aprovechan de las víctimas para enriquecerse; además, enmarca otro problema importante, el poco acceso de medicamentos en condiciones de pobreza extrema, enfrentando el VIH en una zona de conflicto.

“Un examen construido de manera básica pero investigado de una manera fascinante sobre la lucha global para conseguir una terapia antirretroviral asequible contra las empresas farmacéuticas occidentales.”
Guy Lodge: Variety

Paris is Burning (1990)

 Sinopsis: La película explora las ‘Houses’ del barrio neoyorquino de Harlem de finales de los 80. Una ‘House’ es una sociedad de gays y drag queens (drag queen en el sentido neoyorquino del término que incluye a las travestis), que tiene forma de banda callejera. Las ‘Houses’ están formadas por una ‘mother’ o madre y los y las ‘children’, hijos e hijas, la función de la madre es la de presidir la sociedad y aconsejar y mirar por sus integrantes. Los ‘Balls’ son los bailes que organizan las ‘Houses’ en los ‘Ballrooms’ (literalmente salones de baile) que se convierten en una especie de club para reunirse y competir entre sí. “Paris is burning” refleja el fenómeno de los ‘balls’ desde 1987 hasta 1989 cuando ya ha llamado la atención de los medios de comunicación y las industrias culturales perciben beneficios de lo que súbitamente es la nueva moda.

Si buscamos en un diccionario la definición de “clásico” estaría referido este documental. Es un referente inmediato del cine queer, y además, sentó las nuevas bases de la elección de documentales en los Premios Oscar. Es pionero en mostrar abiertamente al mundo el microuniverso drag newyorkino de los ochentas y obtuvo comentarios positivos de los principales críticos de cine, en especial, del mítico Rogert Ebert. La película se rodó a finales de los 80s y ninguno de los protagonistas de este documental se imaginaba sobre los avances en materia de representación afromaericana, ni la apertura de vivir tu identidad sin complejos, como hoy en día.

La cámara mostró personajes humanos, que sufrieron y que se enfrentaron a los prejuicios sexuales. Te hace pensar en que cada brillo y destello de aquellos vestidos, son la luz de lo que vestimos hoy en día en las pasarelas de nuestra vida diaria. Documento histórico digno de analizar y atesorar. Llegó a la cartelera de Netflix de forma exclusiva desde febrero, no deben perderlo de vista.

Growing Up Coy (2016)


Sinopsis: 
Relata la batalla pública de una familia de Colorado en defensa de Coy, su hija transgénero, en un caso histórico de derechos civiles.

Este documental, aunque no tiene muchos premios ni reconocimiento mundial, tiene un gran corazón. Nos centramos en la familia Mathis y en su dinámica familiar a partir de que van orientando a Coy a entender su naturaleza femenina. La fuerza de este documental radica en la comprensión familiar, donde los padres le brindaron a su hija el principal apoyo en su completa transición, la valentía de enfrentarse mediáticamente a grupos conservadores y el ganar la batalla legal en contra de la escuela que rechazó a Coy por ser una pequeña trans. Todo eso, entendiendo el verdadero significado de la familia.

Vale mucho la pena darle un vistazo a este documental de 83 minutos, que logró la distribución internacional gracias a Netflix y a la relevancia del tema: la construcción de la identidad de género en la infancia, los prejuicios sexuales que se vuelven batallas a ganar, y sobre todo, demostrarnos que con un buen establecimiento del tema, y una sola cámara, se logra un increíble proyecto audiovisual.

Y tú ¿qué opinas?