*Spoiler Alert!* Siga bajo su propio riesgo.

¿Qué es esto?  A OITNB le gusta jugar con nuestras emociones y este año no fue la excepción. 10 de los 13 capítulos me parecieron muy buenos, sinceramente del 6 al 8 pudieron haber hecho un sólo episodio y – como en todo-, hubo momentos buenos,  otros que no entendí y unos más que francamente… se les salieron de las manos. En fin, después de negarme a hacerlo, me eché la temporada en un día (aprovechando la enfermedad, claro) y aquí están las 10 reacciones que tuve a la 5a temporada de OTINB:

¡Que nervios!

Episodio 1: Inicia el amotinamiento en Litchfield. Ok, esto va a estar interesante… Daya tiene el arma, le dispara a Humphrey. Piper y Alex quieren ayudarle a Linda (qué chistosa es Beth Dover, por cierto), Taystee y Black Cindy suben un video a Twitter, ¿qué puede salir mal? Al menos esta vez no hay chiches en la cama, sólo un policía herido y rehenes.

Episodio 2: alguien más listo que yo me dijo que, si le tocara estar en ese motín de Litchfield, escogería estar con Frieda. Yo, por otro lado, pensé en mudarme al campamento jipi de Alex pero… ¡no nos adelantemos! Ya para este momento convirtieron a Black Cindy en un meme, a Humphrey le dio una embolia y Daya perdió el arma. Aquí la moraleja de la historia nos la dan en la enfermería: hay que trabajar con lo que hay.

Esta mujer siempre nos da grandes momentos

Episodio 3: Están pasando demasiadas cosas. Por un lado el trabajo en equipo lleva a todas las prisioneras a armar una lista de demandas, por otro Alex y Piper siguen ayudando a Linda (después de ver las fotos de ella y Caputo, ew) y Bayley está buscando sanar su alma porque ÉL MATÓ A POUSSEY. Pensándolo bien, creo que ya entendí de dónde viene este raro antojo de comer Cheetos.

Episodio 4: Lo que faltaba las methheads son las que se encuentran con el arma y organizan un show de talentos porque… pues porque sí. Porque en las primeras 24 horas mientras unas arman la lista de peticiones las otras están viendo bailar a uno de los guardias. Lo más interesante (o raro, no sé), es ver a Red y Blanca, verdaderamente preocupadas por encontrar información sobre Piscatella en la oficina de Caputo, encuentran que alguna vez murió un preso mientras él estaba de guardia. Y a Judy King la captura una cámara de TV en el techo de la cárcel… como si estuviera siendo crucificada, por “terroristas”. Y por eso amigos, no se crean todo lo que leen.