Greg Rucka, quien trabaja en la serie actual de la Mujer Maravilla, ha confirmado la bisexualidad de la heroína de DC.

Esto se dió durante una entrevista con Comicosity. En ésta, a Rucka se le preguntó si la Mujer Maravilla que él y los ilustradores Nicola Scott y Liam Sharp han presentado en esta nueva serie de cómics es “queer” (un término que incluye a cualquier persona que no se considere heterosexual). Rucka explicó que, al estar en una sociedad en donde todos los habitantes son mujeres, era imposible que no hubiera relaciones del mismo sexo.

“Se supone que [Themyscira] es un paraíso. Se supone que deberían de poder vivir felizmente. Cualquier persona debería poder -en un contexto donde uno puede vivir felizmente, y en donde algo que cualquier individuo necesita para ser feliz es una pareja- tener una satisfactoria relación romántica y sexual. Y la única opción [en Themyscira] son mujeres”.

Aseguró Rucka.

Rucka continuó explicando que la sociedad amazónica de la Mujer Maravilla no está regida por las mismas reglas heteronormadas que las de nuestro mundo. Por lo tanto, ninguna amazona podría decirle a Ío que es “demasiado masculina”, o a Kasia que es “demasiado femenina”. Además, ninguna amazona podría decirle a otra “eres gay”, porque el concepto simplemente no existe en esa sociedad.

La Mujer Maravilla oficiando una boda lesbosensual

La Mujer Maravilla oficiando una boda lesbosensual

Esto es perfectamente representado en “Sensation Comics Featuring Wonder Woman #48“, una edición que celebraba la aprobación del matrimonio igualitario en Estados Unidos. En este cómic, la Mujer Maravilla oficiaba una boda entre dos mujeres. Cuando Superman le dice que no sabía que ella estaba a favor del matrimonio gay, ella contesta “Clarke, mi país es sólo de mujeres. Para nosotros no es matrimonio “gay”, es simplemente matrimonio”.

Rucka también ha asegurado que sí se representará la sexualidad de la Mujer Maravilla en los cómics, pero sólo cuando sea necesario para la historia.

“Estamos hablando sobre el ‘Problema Northstar. El personaje tiene que pararse y decir  ‘SOY GAY’ en mayúsculas para que sea evidente. Para mis propósitos, eso es mala historia. Eso es un personaje diciendo algo que no impacta en la historia. No obtengo nada para mi narrativa en la mayoría de esos casos. Si a un personaje se le pregunta directamente, si es pertinente para la historia, entonces obtendrás tu respuesta. Pero para mí, y creo que para Nicola también, en cualquier historia que contemos -sea Black Magick, sea Wonder Woman, o una historia de Batman– queremos mostrarles a estos personajes y sus historias, así como lo que están haciendo. Queremos mostrarles, no decirles”.

Afirmó Rucka.

“No importa si yo digo ‘sí, es queer‘. O ‘no, no es queer‘. Lo que importa es lo que esté en el libro. ¿Lo puedes encontrar? ¿Está ahí? ¿Está en la página en acción o en hecho? Entonces ahí está tu respuesta”

Concluyó.

Apolo y Midnighter

Apolo y Midnighter

DC ha tratado de mostrarnos la sexualidad de sus personajes de una manera que no haga de ésta la característica más importante de los personajes. Cuando Midnighter se registró para Grindr fue cuando supimos que era gay, y ahora tiene a Apolo como su pareja. De igual manera, la relación de Harley Quinn y Poison Ivy fue confirmada por Jimmy Palmiotti y Amanda Conner durante un Q&A en Twitter el año pasado simplemente diciendo que “sí, están en una relación sin los celos de la monogamia”.

Los cómics de DC nos han mostrado de esta manera que el mundo por el que estamos luchando sí es posible, un mundo donde no sea necesario decir qué o quiénes somos, sino que simplemente podamos ser sin más.