Meryl Streep habla de personas LGBT+ que le abrieron los ojos hacia la aceptación y de cómo las artes son un excelente lugar para la comunidad.

La reconocida actriz siempre ha mostrado su apoyo a la comunidad. Durante su película Ricki and The Flash trabajó con Carmen Carrera, exconcursante de Drag Race con una carrera con un futuro prometedor en el modelaje y la actuación.

Florence Foster Jenkins

Florence Foster Jenkins

En su nueva película encarnna a Florence Foster Jenkins, una soprano de los años 20 que se caracterizó por su falta de ritmo y poca habilidad para cantar, pero siempre brindando un espectáculo a quienes iban a escucharla, los críticos la detestaban pero llegó a ser bastante famosa. Durante una conferencia de prensa comentó cómo el arte es un refugio para las personas en la comunidad LGBT+, sobre todo hace años cuando ella era joven.

La actriz contó que durante su infancia tuvo un maestro de piano gay, que tenía que ocultar su relación con su pareja por temor a represalias. Además también describió que apesar de que su madre nació en 1915 con una educación conservadora, ella nunca juzgó a nadie por su forma de vida, y eso fue lo que Meryl aprendió. Durante el sexto grado tuvo un maestro de música llamado Paul quien al año escolar siguiente regreso siendo Paula. Ella estaba casada y tenía tres hijos. Ser una mujer transgénero en lo años sesenta debió haber sido sumamente complicado pues aún en 2016 es difícil.

Son sin duda buenas historias pues nos hacen conscientes de lo lejos que hemos llegado y nos sirve tambien para recordarle al mundo que siempre hemos estado aquí.