El pasado 1 de enero del 2017, Dinamarca se convirtió en el primer país en el mundo en dejar de considerar a la transexualidad como un trastorno mental. 

Desde hace varios años, Dinamarca ha sido uno de los países que más apoyo le han dado a la comunidad LGBT+, en especial a la comunidad trans. En junio del 2012 se celebró la primera boda trans en el país; e incluso, en 2014, Dinamarca se convirtió en uno de los primeros países en permitir que las personas trans mayores de edad en el país pueden cambiar sus documentos legales sin la necesidad de que la persona tenga que pasar antes por una cirugía de reasignación genital, ni contar con un diagnóstico médico. Pero fue en mayo del 2015 que el país decidió dar un paso que ni siquiera la Organización Mundial de la Salud (OMS) había decidido dar: dejar de considerar la transexualidad como un trastorno mental.

El 31 de mayo del 2015, la comisión de Asuntos Sanitarios del Parlamento de Dinamarca acordó por unanimidad retirar la transexualidad de la lista de enfermedades psiquicas hecha por la Dirección General de Salud, y se acordó que esta nueva resolución entraría en vigor el 1 de enero del 2017 si es que la OMS no hacía nada para modificar la lista que apoyaba, como explicó Flemming Møller Mortensen, porta voz en temas sanitarios del Partido Socialdemócrata “un estigma muy grande que de ninguna manera refleja cómo vemos a las personas trans en Dinamarca. Tiene que haber un diagnóstico neutral”.

“Los transexuales en Dinamarca se sienten estigmatizados porque figuran bajo el diagnóstico de trastorno mental dentro de las alteraciones del comportamiento. Es un paso enorme para los transexuales daneses, y los de todo el mundo, que los políticos daneses hayan dicho sí de forma tan clara a retirar la transexualidad de la lista de enfermedades psíquicas. Esto convierte a Dinamarca en un país pionero para sus derechos”.

Dijo Møller Mortensen, porta voz en temas sanitarios del Partido Socialdemócrata en un comunicado luego de que esta resolución fue aprobada en el parlamento.

Møller Mortensen, porta voz en temas sanitarios del Partido Socialdemócrata de Dinamarca

La ley entró en vigor finalmente el pasado primero de enero, revocando de la lista de trastornos mentales a la transexualidad. Y aunque este cambio no afectará en absoluto las opciones de tratamiento para las personas trans, y los exámenes psicológicos que necesitan tomar antes de pasar por una cirugía de reasignación de sexo; sí es un paso gigante para la lucha contra el estigma, la discriminación y la violencia que existe hacia este grupo, y para la lucha por el respeto a los derechos, y la vida, de éste mismo.

Y tú ¿qué opinas?