La asociación Chrysallis Euskal Herria comenzó una campaña en el País Vasco y Navarra para visibilizar la niñez trans, algo que ha traído un apoyo sorprendente en las redes sociales. 

A través de 150 carteles repartidos en paradas de autobuses, y otros espacios de publicidad exterior en las principales ciudades del País Vasco y Navarra, así como la difusión de estos carteles a través de las redes sociales, la asociación Chrysallis Euskal Herria ha comenzado la campaña “hay niñas con pene y niños con vulva”. Esta campaña busca visibilizar a aquellas personas que se identifican como transexuales siendo menores de edad, y que muchas veces no son escuchadas, y son invisibilizadas completamente, debido a su corta edad.

La campaña comenzó a popularizarse cuando se supo que fue financiada por un mecenas anónimo; un neoyorkino de origen vasco que dió los 28, 000 euros que se necesitaban para poder instalar todos los carteles y pagar la campaña en las redes sociales con la condición de que su identidad se mantuviera oculta. Pero su popularidad alcanzó su auge cuando se supo que Facebook había censurado el cartel de esta campaña debido a que en este cartel se muestra un dibujo con dos niñas y dos niños corriendo desnudos tomados de las manos. En este cartel se muestra a un niño y una niña con vulva, mientras que los otros dos tienen pene. Debido a que, aunque es un dibujo, en el cartel se muestran genitales, Facebook removió la imagen de la plataforma, cosa que causó molestia entre los usuarios de esta plataforma, y entre los integrantes de Chrysallis.

“Hay niñas con pene y niños con vulva. Así de sencillo. La mayoría sufre cada día porque la sociedad desconoce esta realidad. Hablemos de ello, su felicidad también depende de ti.

“La tasa de intento de suicidio entre los adultos transexuales a quienes se les negó su identidad en la infancia es del 41%. Estudios recientes con menores transexuales a quienes se respeta y acompaña su identidad muestran que sus indicadores de calidad de vida y felicidad son similares a los del resto de la población de su misma edad”.

Es lo que acompaña al dibujo de los cuatro niños dentro del cartel de Chrysallis.

Chrysallis Euskal Herria

El cartel de Chrysallis Euskal Herria para visibilizar la niñez trans, que fue censurado por Facebook pero que, gracias a la respuesta tan positiva que se tuvo por parte de los usuarios de la red social ante esta campaña, permitió que la imagen completa fuera nuevamente publicada en las redes sociales de la asociación pro-LGBT

Para continuar con esta campaña, Chrysallis entonces decidió compartir el mismo cartel censurado, primero utilizando el logo de Facebook para censurar los genitales de estos niños, y luego, para no desviar la atención de los usuarios del objetivo real de la campaña, se decidió cortar el dibujo a la mitad para que sólo fuera posible ver los torsos de estos, junto con la información que acompañaba al dibujo. El apoyo que, luego de haber sido censurada, comenzó a recibir esta campaña en las redes sociales comenzó a incrementar de manera radical.

En Facebook, los usuarios comenzaron a compartir fotografías sin censura de los carteles repartidos por todo el País Vasco y Navarra. Las fotos de los carteles compartidos por los usuarios no fueron censuradas, y poco tiempo después Facebook permitió que Chrysallis volviera a publicar la imagen sin censura. Hasta ahora, la imagen a logrado alcanzar a más de 120, 000 usuarios, a los cuáles se le suman todos los usuarios que vieron la imagen censurada, o que han visto la imagen en un cartel físico. Además, en Twitter, a pesar de no haber hecho una campaña específica para la red social, esta campaña logró entrar en el “Top 10” de lo más comentado en Euskadi y Navarra.

A pesar de que algunos carteles han sido vandalizados en el País Vasco y Navarra, y a pesar de que en la plataforma homofóbica Hazte Oír se haya comenzado una petición en contra de esta campaña, la respuesta positiva ha superado por mucho a la respuesta negativa de la gente en esta región, y en el mundo entero. Esperamos que, más que ser recordada por los problemas iniciales que se tuvieron con Facebook, esta campaña logre crear conciencia en todo el mundo sobre la existencia de los niños trans, y en la posibilidad de que, así como muchas personas descubren su orientación sexual desde pequeños, hay personas que igualmente descubren su identidad de género desde una edad temprana.