En Perú, se le acaban de otorgar medidas legales de protección Antonella Rabanal Roca, quien había sufrido violencia doméstica debido a su orientación sexual. 

Antonella Rabanal Roca, de 19 años y quien residen en el distrito de Puente Piedra, Perú, sufrió violencia doméstica por parte de su madre y su padrastro desde que conocieron su orientación sexual, cuando ella aún se encontraba en la secundaria. El abuso hacia Antonella comenzó con patadas, empujones, y otro tipo de golpes, y no fue hasta que la violencia incrementó hasta tal grado de que su padrastro intentó asfixiarla mientras dormía que la mujer decidió denunciarlos por violencia doméstica.

El 19 de mayo del 2016, Antonella acudió a la Comisaría de Puente Piedra para interponer una denuncia en contra de sus padres. Sin embargo, los trabajadores de la comisaría hicieron caso omiso de sus peticiones y explicaciones; y, luego de hacerle un examen físico, le recomendaron pedir ayuda psicológica antes de interponer la denuncia. A pesar de que en la Comisaría se ignoró por completo el caso de Antonella, el Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos (PROMSEX) fue quien decidió tomar el caso de esta joven y darle la asesoría legal necesaria para que ésta pudiera denunciar (sin vivir un segundo acto de homofobia por parte de las autoridades) tanto a su padrastro, como a su madre, y al líder espiritual de esta última, Rodolfo González, líder de la Iglesia Alto Cristiano de Independencia. Tanto la Iglesia Alto Cristiano de Independencia, como el Movimiento Misionero Mundial en Perú, al cual pertenece la madre de Antonella, han sido denunciados repetidamente por difundir un mensaje homofóbico entre sus creyentes, así como buscar “convertir” y “salvar” a las personas homosexuales que se acerquen a estas instituciones.

violencia doméstica, Perú

Antonella junto con su actual pareja, Mitsuri

La juez Silvia Salazar Mendoza, perteneciente al Segundo Juzgado Civil de Puente de Piedra fue quien atendió la denuncia de Antonella apoyada por PROMSEX. Luego de examinar las evidencias y testimonios presentados, así como lo estipulado en los artículos 8, 13, y 16 de la ley número 30.364, que previene, sanciona y busca erradicar la violencia contra las mujeres y los integrantes de la familia, decidió fallar a favor de la mujer, y otorgar medidas de protección legales a favor de ésta.

Las medidas que se tomarán para proteger a Antonella son: declarar que  ni su madre ni su padrastro “deben perturbar la tranquilidad de su ambiente familiar”, así como cesar cualquier acto que implique maltrato físico o psicológico. Además, se ordenó que los perpetuadores del crimen se mantuvieran alejados a más de 200 metros de la mujer afectada.

“Creemos que todo acto de violencia contra las personas LGTBI, sea quienes sean los agresores, debe ser denunciado. Así también las víctimas deben recibir protección oportuna del Estado para evitar que sus derechos continúen siendo vulnerados. Esperamos que en las próximas semanas la jueza del 2° Juzgado Civil emita sentencia a favor de Antonella, sancione a sus agresores, y marque un hito en la garantía del derecho a una vida libre de violencia para las personas LGBTI al interior de sus familias”.

Externó PROMSEX luego de dar a conocer los resultados de esta demanda.

Esperamos que el caso de Antonella sirva de ejemplo para que casos futuros de este tipo puedan ser atendidos con mayor rapidez y eficacia por parte de la Legislatura correspondiente. Pero, aún más importante, esperamos que el caso de violencia doméstica de Antonella pueda servir para que estos casos de violencia doméstica ya sea en contra de la comunidad LGBT+, niños, ancianos, hombres, mujeres, quien sea, puedan comenzar a ser prevenidos y erradicados en Perú.

 

¿Qué opinas?