Venezuela Igualitaria lidera una campaña que pide la nulidad del artículo 44 del Código Civil, lo que permitiría aprobar el matrimonio igualitario en el país. 

La asociación civil Venezuela Igualitaria (VI), desde hace tres años ha luchado por que la demanda que se presentó frente a la Sala Constitucional de Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) fuese escuchada. En esta demanda se buscaba que el artículo 44 del Código Civil fuese declarado inconstitucional, o fuese modificado, para que con esto, se eliminara la última barrera que tiene que sortear el matrimonio igualitario para ser legalizado en este país.

A inicios de este año, la demanda de VI fue finalmente escuchada, y se le dio hasta finales de enero del presente año para reunir y movilizar a todas aquellas personas, parejas, organizaciones, instituciones, etc., y presentar un acuerdo que mostrara el apoyo de la gente hacia la demanda presentada en el 2014. El pasado martes 31 de enero fue el último día del plazo que VI tuvo para presentar todas las adhesiones a esta demanda de privados e instituciones conseguidas. Las adhesiones y la demanda pronto entrarán en un proceso de revisión y, en caso de que el número suficiente de adhesiones hayan sido presentadas, se comenzará la revisión del Artículo 44 del Código Civil.

“El matrimonio no puede contraerse sino entre un solo hombre y una sola mujer. La Ley no reconoce otro matrimonio contraído en Venezuela sino el que se reglamenta por el presente Título, siendo el único que producirá efectos legales, tanto respecto de las personas como respecto de los bienes”.

Se puede leer en el Artículo 44 del Código Civil venezolano.

Artículo 44

Miembros de Venezuela Igualitaria, la asociación que, por más de tres años, ha luchado por que su demanda para permitir el matrimonio igualitario se escuchada por la Sala Constitucional del  Tribunal Supremo de Justicia

En caso de que este artículo sea anulado, las parejas del mismo sexo no sólo podrán gozar el derecho de contraer matrimonio, sino que podrán gozar plenamente también de todos los derechos de que un matrimonio heterosexual goza en la actualidad como lo son los derechos de salud y patrimonio. Y, aunque aún se tenga que trabajar en otros artículos, como el artículo 77 que actualmente sólo protege a las uniones civiles de las parejas del mismo sexo, pero no protege ni apoya o permite explícitamente al matrimonio igualitario, la anulación de este artículo podría ser un parteaguas para la lucha por los derechos LGBT+.

Esperemos que, con las adhesiones a la demanda presentadas durante el pasado mes de enero, se pueda proceder con esta demanda que ha estado congelada en la TSJ por casi tres años. Y esperamos que, la resolución de la TSJ, pueda llegar en el menor tiempo posible, para que los derechos de la comunidad LGBT venezolana no sigan esperando innecesariamente a ser validados, y respetados.