Apenas eran las 9:15 y El Plaza Condesa ya estaba coreando Back in Your Head.

¡Me encantan las lesbihipsters!

El espacio estaba lleno de chicas divididas en grupos de amigas. Lo acepto, algunas eran muy guapas pero a veces se me hizo difícil diferenciar quienes eran parejas entre ellas. Casi todas de mi edad, entre 18 y 22 años y con muy buena onda para vestir, dignas de un editorial de moda nada mainstream ¡Me encantan las lesbihipsters! Nenas con sacos, gorras, lentes, todo voló cuando se aventaron por obtener el papel con el setlist. No puedo negar que es divertido ver a esas fanáticas que se cortan el pelo y visten como Tegan and Sara. Aunque a algunas no les queda muy bien ese estilo, por favor, recuerden que por más que las amen tienen que buscar un corte que les favorezca nenas.

DSC03412

Es hora de gritar

Tegan y Sara Quin iniciaron su concierto en el DF con una de sus rolas más conocidas y mucho buen humor. Aunque Sara tuvo menos interacción con la gente, estaba enferma de la garganta. Tegan compensó con chistes y pequeñas conversaciones sobre cuánto les gusta estar en México. En algún punto de la noche le preguntó a los asistentes “¿Quién aquí está soltero?”, muchos pares de manos aparecieron en el aire y ella simplemente se rió: “Well, what a bunch of fuck-ups”, y procedió a seguir cantando.

Las canadienses recorrieron todo su repertorio y mezclaron algunos de sus clásicos, como The Con, con rolas de su disco más reciente, Heartthrob como Goodbye Goodbye y I couldn’t be your friend. El mood en el lugar nunca perdió la buena onda y las ganas de cantar, I was a Fool sonó también e incluso colaboraciones que hicieron como Feel it in my bones (que lanzaron con DJ Tiesto) . De hecho, antes de comenzar a cantarla, Tegan le preguntó a la gente si conocían la canción y si tenían ganas de escucharla. Cuando la gente gritó que sí, ella respondió, “qué bueno, porque de todas formas íbamos a cantarla”. Y aunque estas canciones son más oscuras, pronto regresaron los brincos y baile con Alligator, I’m not your Hero, Call if Off y Shock to your System. Pronto llegó How Come you don’t want me y ahí las gemelas comenzaron con las despedidas.

DSC03446

El gran momento de la noche fue cuando cantaron Closer, El Plaza Condesa vibró y se sacudió con los que estuvimos ahí coreando cada parte de la canción. En ese momento, hasta Sara se animó a decir que los fans de otros lados del mundo parecen estar muertos en comparación con los fanáticos mexicanos, y es que la gente no dejó de gritar, aplaudir y cantar todas las canciones que interpretaron. Después de despedirse y desaparecer del escenario, con unos cuantos gritos de “Otra, otra”, volvieron al escenario con guitarra acústica en mano y con Nineteen y Living Room cerraron oficialmente el show. Con la promesa de volver pronto a México, se despidieron, dejando a El Plaza Condesa satisfecho con un concierto lleno de buena onda y buenas interpretaciones.

Lo bueno:

– Cantaron de todo, desde The Con hasta Closer, demostrando que son excelentes músicos.

– Siempre será bueno que vengan grupos modernos que atraen a un público #Lesbosensual.

– La gente, sin problemas ni inconvenientes, [email protected] asistentes demostraron porqué los mexicanos son la onda cuando de disfrutar buena música se trata.

– ¡Tegan y Sara! Se rieron, disfrutaron y platicaron con la gente: ya que regresen a México.

– Una hora de buena música. Empezó puntual, terminó puntual.

Lo malo:

– Alguien que me explique porqué no tocaron Walking with a Ghost. En serio, díganme.

– No conseguí el teléfono del clon de Tegan que estaba entre el público cerca de mi.

¿Qué opinas?