Durante su estancia en el Holiday Inn Cartagena Morros, Colombia, una pareja gay fue obligada a salir de la piscina porque “en Colombia no es bien visto que dos hombres estén así”. 

El pasado primero de Enero, Rafael Yánez se encontraba en la piscina del hotel Holiday Inn Cartagena Morros junto con su novio, su sobrino y la novia de éste último cuando el gerente del hotel se acercó a ellos para pedirle a la pareja que abandonaran la piscina debido a que “en Colombia no es bien visto que dos hombres estén así, que los huéspedes están incómodos”, además de acercarse al sobrino de Yánez y su novia para pedirles “que le colaboremos separándolos”.

Tanto Rafael como su sobrino en entrevistas aseguraron que Yánez y su pareja no se encontraban haciendo nada indebido, además de que “en ningún momento se encontraban realizando actos obscenos o comportamientos distintos a sólo estar juntos”.

“Para mí es un irrespeto porque no se nos dan los derechos, nosotros no estuvimos haciendo nada obsceno. De pronto nos dimos un beso que es algo normal, pero no estábamos haciendo nada irrespetuoso con nadie. No sé en qué momento algún huésped consideró que estábamos haciendo algo irrespetuoso”.

Explicó Rafael Yánez.

Holiday Inn
Rafael Yánez y su pareja, quienes fueron obligados a abandonar la piscina del Holiday Inn Cartagena Morros debido a que los huéspedes se encontraban “incómodos” luego de ver a esta pareja gay en el lugar

En la sentencia de la Corte Suprema 568 del 2015 se dicta que “las parejas del mismo sexo tienen derecho a expresiones afectivas igual a las heterosexuales”, permitiendo legalmente que todas las parejas puedan expresar su afecto siempre y cuando sus acciones no estén cargadas de “expresiones de genitalidad”. Siguiendo esta sentencia, además de los testimonios de los afectados, la organización Caribe Afirmativo ha pedido al hotel que se explique a detalle las acciones y las razones para tomar éstas acciones por parte del hotel. Y, aunque no se ha emitido un comunicado oficial, el gerente general del hotel, William Rodríguez ya ha dado su explicación en una entrevista.

“Aclaramos que no es un incidente que pasó a mayores, y estas personas no han sido retirados del hotel. Una pareja de hombres estaban en la piscina un poco pasados de cariño, y la piscina estaba llena de familias. Llamaron a la recepción del hotel para que pidiéramos prudencia, y nuestro ejecutivo de guardia les pidió discreción porque éste es un tema tabú en Colombia. Les ofrecimos otros lugares donde pudieran estar más cómodos, y todos los huéspedes tranquilos. […] En un restaurante un niño puede gritar, y a los clientes les molesta, pero si el niño es autista, en un ejemplo de un caso extremo, toca llevar al niño a un espacio donde estén más cómodos. Lo importante es dejar en claro que el hotel no tiene nada en contra de ninguna persona ni por su raza, condición política, o sexual”.

Explicó Rodríguez.

Luego de haber escuchado las palabras de Rodríguez, Wilson Castañeda, director de Caribe Afirmativo, se mostró aún más alarmado debido a “la preocupante explicación del gerente al poner como ejemplo el caso de un niño autista. Ese tipo de expresiones son discriminatorias, y se está justificando una discriminación con otra”. Por esta razón, dentro de la denuncia de Caribe Afirmativo también se solicitará a la Superintendencia de Industria y Comercio la creación de un instructivo interno para los alojamientos y servidores de el turismo sobre el respeto a las personas pertenecientes a la comunidad LGBT+.

Esperemos que esta solicitud sea escuchada, y el instructivo sea ampliado para poder sensibilizar y educar a todos los trabajadores del sector turístico no sólo sobre la comunidad LGBT+, sino sobre cualquier otro grupo minoritario que pudiera ser sujeto de acciones o palabras discriminatorias, y/o segregativas, tal como sucedió tanto con las personas de la comunidad LGBT+, como aquellas que sufren de trastornos mentales en la explicación de Rodríguez.

Y tú ¿qué opinas?