Una cadena de personas se formó en Orlando para detener a los miembros de la Iglesia de Westboro que querían protestar fuera de los funerales. 

Los funerales estaban iniciando en Orlando cuando los miembros anti-LGBT de la Iglesia de Westboro viajaron ahí con la intención de protestar en la mayor cantidad de funerales posibles con sus carteles de ‘Dios Odia a los Maricas’. Sin embargo, cientos de residentes trataron de detener al grupo, haciéndoles frente y formado una cadena humana que rodeara los diferentes lugares donde serían enterrados. Para asegurarse de que los familiares y amigos de los que murieron pudieran llorar en paz.

El grupo de la ‘cadena humana’ se coordina en Facebook y se asegura de que todas las funerarias locales permanezcan sin fanáticos religiosos. Westboro ya había intentado protestar en el funeral de Javier Jorge-Reyes, pero fueron bloqueados. Uno de los amigos de Javier escribió:

¡Quería escribir un gran GRACIAS! Ayer fui al funeral de mi amigo Javier Jorge-Reyes. Hicieron un trabajo increíble bloqueando el odio. 
Todos los que estábamos adentro estábamos tranquilos y no sabíamos de que había ‘haters’ afuera gracias a todo el amor de los que estaban bloqueándolos.
Así que gracias, ¡en verdad nos sentimos seguros!’

¿Qué les parece esto, #Homosensuales?