tecnología
tecnología

Pregúntale a Siri…

13939294585373-0-680x276El suceso reciente de la falla de la red celular de AT&T en México que ocasionó que varias personas tuvieran un día complicado debido a que su reloj/ teléfono/ cámara/ reproductor musical/ compañero de viaje, etc… mostraba una ubicación y por lo tanto un horario diferente, me puso a pensar, en realidad, ¿cuánto dependemos hoy de la tecnología en nuestra vida cotidiana?

Desde poner la hora del despertador, pedir un Uber o usar Google Maps o Waze para saber el camino correcto dentro de la ciudad en donde hemos vivido toda la vida, o por lo menos por los últimos años, hasta depender de que haya corriente eléctrica para que podamos tener agua o no salir o entrar si el elevador se descompuso porque vivimos en el 5º o 6º piso…

¿Cómo le hacían en tiempos de la Dr. Queen? ¿Cómo que había que caminar a todos lados o ir a caballo?

Pues sí, esa era la vida en aquel tiempo (en el que gracias a la deidad que se les ocurra, no viví, porque dudo que hubiera sobrevivido mucho tiempo) ¿Cómo le hacían antes de Starbucks o de Domino´s? Imaginen estar crudos y que no haya nada a domicilio y tengan que salir con todo y el vampirazo para conseguir algo de comer y/o beber para curársela… ¡Impensable! Es más, no vayamos tan lejos, tener que escribir este texto a mano o en una máquina de escribir mecánica, en donde si te equivocaste, básicamente tienes que volver a comenzar, por lo menos la página actual y obviamente no podrías sacar fotocopias… #QueWeba

Los avances tecnológicos nos han permitido simplificar nuestra vida diaria de tal manera que podamos aprovechar cada día para hacer las cosas que realmente son importantes, o al menos ese sería el objetivo. Sin embargo algunos aprovechan esta comodidad para desconectarse del mundo real y vivir en el mundo digital todo el tiempo y, digo yo, ni tanto para allá ni tanto para acá, encontrar el justo medio en la dependencia de la tecnología depende de cada persona, cada quien toma la decisión de qué y cómo usarla, la tecnología solo está ahí, disponible para ayudar.

Siempre he pensado que las cosas hechas a mano tienen un valor especial, pues tienen dedicación, tiempo e imaginación de quien las creó. Así que nunca está de más volver un poco al pasado y experimentar hacer algunas cosas “como se hacían antes”, en la mayoría de las veces la sorpresa puede ser divertida y educativa al mismo tiempo.

camera-870280_960_720Así es que, por más pasado de moda que esté, siempre es bueno tener un reloj mecánico, una libreta y pluma, un radio, una cámara de rollos o un teléfono fijo y muchas otras cosas que podrían parecer vintage o inútiles ahora, pero que siempre nos pueden sacar de un apuro durante un apagón y en alguna situación que lo requiera.

Si tienen duda de cómo usar alguno de estos “aparatos”, siempre pueden preguntarle a alguien que haya nacido en los ’60s o ’70s, todos nosotros estamos familiarizados con ese tipo de herramientas malignas que no tienen pantalla táctil y no se conectan a Internet… jajaja.

Es más, les reto a ver cuál de estos aparatos del pasado están en sus casa todavía, ya sea que sirvan o que estén en la bodega, así que sacudir el polvo y encontrar algunos tesoros escondidos…

XOXO

Y tú ¿qué opinas?

Compartir
Artículo anteriorCómics Gay : La Casa de la Diversidad 49-50
Artículo siguienteEl rey gay
PR de oficio, geek por gusto y viajero por afición, estudié la licenciatura en Comunicación en la Universidad del Valle de México y desde entonces, 15 años ya, me he enfocado en el campo de la comunicación y relaciones públicas, pues son mi pasión y es lo que mejor se hacer. Como PR me ha tocado colaborar para todo tipo de empresas, he “vendido” comida rápida, sitios web, abarrotes, motocicletas, hotelería, cereales y, recientemente, tecnología, que la verdad ha sido una de las que más me han gustado. Escribir se me da bastante, pero por favor avísenme si me extiendo demasiado.