Martini
Martini

Sábado por la noche. Tus amigos. Tu bar favorito. ¿Qué puedes pedir para empezar esa noche legendaria que recordarán por siempre?

Una de las bebidas más famosas, elegantes, misteriosas y coquetas que muy probablemente tengan en la carta es, sin temor a equivocarme, el Martini. Delicioso, transparente, fuerte y elegante, descrito por la siguiente frase:

No estoy hablando de un vaso de ginebra barata sobre un hielo. Hablo de satín, fuego y hielo; Fred Astaire en un vaso; limpieza quirúrgica, contemplación y confort; redención y absolución. Estoy hablando de un Martini.

Es bien sabido que en tiempos antiguos se usaban bebidas alcohólicas a manera de tónicos o medicinas (como hoy lo hacemos para el famoso mal de amores), y es gracias a esta práctica que hoy podemos disfrutar de un delicioso Martini. Pero, antes de meternos en los detalles técnicos del rey, adentrémonos un poco en su historia y algunos datos curiosos de tan fa-bu-lo-sa bebida.

Para poder hablar de un Martini, tenemos que hablar de su ingrediente principal: la ginebra. Este destilado es muy parecido al vodka, con la abismal diferencia que se aromatiza tradicionalmente con bayas de enebro y especias a discreción del fabricante, lo cual le da un toque aromático, ideal para el Martini. En la actualidad esto ha cambiado y gracias a una agresiva campaña publicitaria de Smirnoff, el Martini ha pasado al dominio del Vodka.

Martini_artwork RGBUno de los mitos sobre la creación de tan delicado coctel viene de la famosa “Gold Rush” o fiebre del oro en Estados Unidos, donde se cuenta que un minero, al encontrar una gran veta de oro, pide una copa de algo especial para celebrar y recibe al abuelo del Martini, llamado Martínez, en honor a la población donde se encontraban.

Esta bebida fue compuesta por ginebra, vermouth, naranja, unas gotas de amargo y una aceituna, receta que fue publicada en ”The Bartenders Guide” en 1887.

Tradicionalmente se sirve en una copa coctelera, llamada comúnmente copa martinera, pero no se confundan; por servir un trago en esa copa, este no se convierte en Martini como lo pretenden en muchos lugares. Si lleva algún sabor dulce, algún tipo de alcohol diferente, es cremoso, va escarchado, o lleva una nota frutal que no sea un poco de piel de naranja o limón NO es un Martini.

En la cultura popular tenemos a James Bond, que no solo tiene el poder de bajarnos los calzones salvar al mundo, también que logró algo un poco controversial. Al pedir con su famosa frase: “Vodka Martini, shaken not stirred”, cambió el alma del Martini; al agitar un cóctel se logra un intercambio térmico muy violento, esto quiere decir que el alcohol a temperatura ambiente derrite los hielos y diluye en gran parte su sabor. MAL! El Martini ideal debe ser agitado ligeramente, al punto ideal donde solo logramos enfriar la bebida sin hacer que pierda el punch por el cual es famosa.

El segundo ingrediente tradicional es el vermouth blanco, el cual puede ser dulce, seco o semi seco, y según el tipo y cantidad que agreguemos a nuestro Martini, será el estilo que siga nuestro cóctel. Ahora bien, personas como Luis Buñuel, Winston Churchill o Noël Coward tenían una opinión muy diferente sobre el vermouth, pues tenían las siguientes opiniones:

  • La cantidad perfecta de vermouth en un Martini se obtiene susurrando “VERMOUTH” a la copa.
  • Llenar un vaso con ginebra y agitarlo en la dirección de Italia (Italia es el productor más grande de vermouth)
  • Idealmente, una vez servida la ginebra, toma la botella de vermouth, y ponla entre un rayo de sol y la copa, dándole el toque necesario.

Para ponerle el toque ideal al Martini, podremos usar aceitunas o piel de algún cítrico, sabores que van a contrastar a la perfección con tu bebida. Terminemos con un poco de terminología para poder descubrir cómo se pide tu Martini favorito:

SUCIO

Un Martini sucio es cuando se le agrega un poco de salmuera de aceituna a la preparación, dándole una vista turbia y un sabor ligeramente salado. Si eres fan de este sabor lo puedes pedir Extra Sucio o Puerco.

SECO

Aunque hoy en día usualmente lo sirven así, a mucha gente le gusta reiterar su orden y pedirlo seco. Se refiere al uso de vermouth seco, y de misma manera se puede pedir Extra Seco, reduciendo la cantidad de vermouth.

MOJADO

EL opuesto al Martini Seco. Es para detonar preferencia por una cantidad mas alta de vermouth, dulce usualmente, y se puede pedir Extra Mojado, aumentando aun más el vermouth.

GIBSON

Se cambia la aceituna por una cebollita de coctel. My personal favourite.

PERFECTO

No, no es un Martini súper bien hecho, se refiere al uso 50:50 de vermouth seco y dulce.

Receta para Martini Seco

DryMartini_2En esta receta voy a poner dos opciones de procedimiento, así puedes experimentar y llegar a TU Martini.

125ml de ginebra (busca alguna que diga London Dry Gin)

25ml de vermouth seco

1 aceituna de coctel

Hielo

  • Llena tu shaker con hielo y vermouth y revuelve delicadamente unos segundos. Cuélalo en una copa coctelera.
  • En el mismo shaker, agrega la ginebra y revuelve* un poco. (dicen que unas 50 vueltas rápidas son la medida ideal)
  • Cola en el vaso lentamente sobre el vermouth y añade la aceituna.
  • Disfruta brindando.

~

  • Llena tu copa coctelera con hielo y vermouth, déjalo reposar.
  • Agrega la ginebra y revuelve* efusivamente. (50 vueltas rápidas)
  • Tira el hielo con el vermouth y vierte la ginebra, añade la aceituna.
  • ¡Empieza a beber!

*Dale movimientos circulares al shaker, NO lo agites.

Démosle al Martini ese lugar especial en nuestros corazones que tanto merece. ¡SALUD!

Y tú ¿qué opinas?