Hoy en día la diversidad dentro del multiverso de los comics es indudable. Ejemplo de ello son las cada vez más recientes historias de personajes que salen del closet como Iceman de los X-men o Batwoman.

Sin embargo, hay otros personajes no tan famosos cuya historia se asemeja más a la realidad como es el caso de Midnighter, el primer personaje gay en protagonizar su propio comic.

MidnighterAunque Midnighter actualmente pertenece al universo de DC Comics, se podría decir que es una reinterpretación más violenta de Batman, ya que es más sangriento y llega a matar a sus enemigos; además cuenta con súper-poderes provenientes de modificaciones físicas que le dan súper-fuerza, súper-velocidad y le permiten tener una estrategia de lucha única y el poder de calcular más de un millón de formas posibles en instantes para vencer a sus oponentes.

Bat kissLo interesante de este personaje, es la relativa similitud que guarda con Batman y la relación de éste último con Superman, ya que Midnighter tiene una relación sentimental con Apollo, otro superhéroe que vendría a ser el análogo del hombre de acer, con lo cual se podría estar representando de alguna forma la fantasía de muchos con la idea de una relación entre Superman y Batman. (Ok, ok, MI fantasía…)

Dejando de un lado las comparaciones, Midnighter tiene una historia homosensual muy interesante, pues se trata de un superhéroe abiertamente gay que mantiene una relación con Apollo e incluso llegan a casarse y a adoptar a una pequeña llamada Jenny Quantum. ¡Así es! Toda una bonita familia.

oqpd8xnyjdydnquedit5Midnighter también enfrenta otro tipo de problemas como el tener que trabajar con Kev Hawkins, un “compañero” homófobo.

¡Pero eso no es todo! Recientemente, Midnighter se ha separado de Apollo luego de 13 años de casados (así es, no todo es color rosa), por lo que al estar soltero e intentando hallarse a sí mismo (buena escusa), descarga Grindr y conoce a alguien. ¿Se pone interesante no?

bxgS1ygY bueno, esta es un poco de la de historia de Midnighter quien además de dedicarse a hacer el bien rompiendo unos cuantos huesos, seguro romperá corazones, ¡habrá que verlo!