Estamos en una de las temporadas más raras del año, no por nada aquella famosa frase: “febrero loco y marzo otro poco”. Y es que con aquello de que amanece soleado y de pronto llueve a cántaros, uno ya no sabe qué esperar en abril.

Esta situación me llevó buscar alguna solución para aquellos momentos en los que de pronto estás muy entretenido en casa con tus amigos o novio viendo tu serie favorita, o bien, navegando en internet y de pronto ¡zaz! Un apagón que deja a la colonia entera sin luz por horas.

Pues bien, merodeando en la red, me topé con un juego de mesa muy curioso. Pero tranquilos, que ya sé que estarán pensando que es algo demasiado aburrido. Sin embargo, no es uno común y corriente, sino más bien una interesante versión “gayificada” (amo inventar palabras) de un famoso juego que todos conocimos alguna vez.

El Monopoly Gay

Si eras amante del tablero con el viejito millonario bigotón que tenía muchísimo dinero falso (además de que desde chiquito eras interesada) estoy seguro que ahora de grande amarás este juego.

Básicamente esta reliquia contiene los mismos elementos y reglas del juego tradicional, con la pequeña diferencia de que en lugar de sólo ir por casas y hoteles, deberás luchar por conseguir bares de ambiente y saunas o bathhouses mientras recorres el tablero con hombres dibujados por Tom of Finland. (Ya me vi siendo dueña del Sodome y cobrándole a mis amigas la entrada).

El juego se llama “Gay Monopoly. A celebration of Life!” y las fichas son una monada, en lugar del dado sin chiste y el cochecito, podrás elegir entre unas esposas, una zapatilla, un oso, un jeep, una secadora de cabello y una gorra estilo policial; así que la travesura está puesta y hay para todos los gustos y fetiches.

Las piezas del juego.

Pero no todo es morbo y connotaciones sexuales, este juego también incluye un tipo de cartas culturales llamadas “Family Pride”, de las cuales hay que leer una cada que se caiga en la
casilla dispuesta para ello. Estas tarjetas describen a una famosa persona gay, la cual debe adivinarse entre todos los participantes y quien lo logre, puede avanzar a donde quiera en el tablero.

Existen otras cartas llamadas “Camp Cards”, las cuales sirven como reto, quien cumpla lo que se le manda, obtendrá dinero. Y por último también contiene “Hanky Code Cards”, que consisten básicamente en adivinar el significado del color de los pañuelos dependiendo de la zona en la que estén. (Si no saben de qué hablo, vean la peli “Cruising” con Al Pacino para que se den una idea).

Artwork de Tom of Finland

Y una vez que las emocioné les tengo que dar la mala noticia, la cual es que este juego no es muy actual que digamos, se trata de una edición de 1983 de la cual al parecer se hicieron pocas copias y fue creado por The Parker Sisters una empresa que no tardó en ser demandada por derechos de autor.

Este es un juego de colección que si bien a muchos no les interese jugar, bien podría ser una gran inversión, pues existen hasta foros donde quienes lo poseen lo ponen a subasta y no son nada baratas.

Y tú ¿qué opinas?