¿Cuál es ese Pokemón?

En la época en la que ya compartimos todo y de todo, algunos han dejado de lado el tema de la privacidad, bueno y otros ni siguiera lo conocen, pero es algo que no debemos olvidar, pues muchas veces nuestra seguridad e integridad dependen de ello. Tampoco es que yo sea de la cofradía de la vela perpetua ni que venga aquí a aventarme un sermón de los valores y esas cosas que más bien vería a una tía o abuela haciendo, ese no es mi objetivo. Sin embargo, nunca está de más crear un poco de conciencia sobre lo que compartimos en nuestras redes sociales.

¿Quién no ha escuchado de alguien a quien le han “robado” sus fotos en Internet y las han usado para crear perfiles falsos e interactuar con otras personas usando esas imágenes y un nombre falso o algo similar?

Esta práctica, mejor conocida como Catfish, es cada vez más común en Internet y muchas veces es muy difícil darse cuenta, pues literalmente todo el mundo tiene acceso a imágenes o textos nuestros que están publicados en la red de redes y por lo tanto se vuelven públicos.

Pues para evitar esto, te comparto 7 sencillos pasos que puedes tomar para defender nuestra identidad en Internet:

  • Puedes usar una marca de agua personalizada en tus imágenes, existen varias aplicaciones gratuitas de edición de fotografías en las que puedes agregarlas, por ejemplo Add Watermark Free, instawatermark free o iWatermark Free, entre otras
  • Si no estás seguro de compartir una imagen, no lo hagas, al final el único dueño de la decisión eres tú
  • Si detectas algún perfil que está utilizando tus imágenes y/o información, puedes reportarlo y pedir a tus amigos y/o seguidores que hagan lo mismo, estos reportes llegan directamente a la red social y ellos tomarán cartas en el asunto de inmediato
  • Si vas a enviar una foto privada a alguien, especifícalo con la persona, nunca está de más mencionar que no te gustaría que la comparta con nadie
  • Asegúrate de que él o ella también comparta una imagen del mismo tono contigo, así pueden ambos ganar la confianza del otro
  • Si tienes dudas de si esta persona es quien aparece en las fotos que envía, puedes buscar su imagen en Google para encontrar en que sitios aparece y si existen similares
  • Antes de aceptar las solicitudes de amistad en redes sociales, principalmente en Facebook, revisa si tienen amigos en común y/o intereses similares, de otro modo puede ser un perfil falso

Siguiendo estos pasos será mucho más difícil que alguien utilice tu personalidad en Internet como suya o que te engañe pretendiendo ser alguien que no es,  y así evitarás decepciones.

Y algo muy, muy importante: si eres menor de edad, por ningún motivo se te ocurra andar compartiendo tus fotos privadas con extraños, eso si es muy peligroso.

Te pones en un riesgo muy grande y además es una práctica ilegal que puede meterte a ti y al receptor en un problema mayor, así que por lo que más quieras, cuídate.

Nos leemos la próxima.

¿Qué opinas?