Nos fuimos a tomar un café con el artista Erik Rivera, “El Niño Terrible”, ganador por unanimidad del concurso para el póster de la Marcha del Orgullo LGBTTTI de la Ciudad de México en 2017.

Este póster tiene como lema “Respeta mi familia, mi libertad, mi vida”, enfatizando los derechos y las políticas que protegen (o deberían proteger) a la comunidad sexualmente diversa. Y aunque claro que estos fueron los pilares del trabajo de El Niño Terrible, también lo fueron muchos otros símbolos y deseos.

Foto: Angel Otero porfa

Egresado de la carrera de Diseño de la Comunicación Gráfica en la UAM Xochimilco, el trabajo de El Niño Terrible lleva ya mucho tiempo resonando en los oídos de la comunidad artística de México y del mundo. Quizá hayan visto alguna de sus características piezas en galerías de arte o en bares en la Zona Rosa.

Los ojos abiertos de los protagonistas de las piezas de este artista nos invitan a impresionarnos como cuando éramos niños, a prestar atención, y a dejar volar nuestra imaginación, un hábito en peligro de extinción. Ha diseñados sus propias versiones de Frida Kahlo, Vincent Van Gogh, Benito Juárez, David Bowie y muchos más. Y además, como una de las voces más fuertes de nuestra comunidad, proyecta en su trabajo diferentes características, como las experiencias sexuales, las etiquetas y las críticas.

El Niño terrible, con una trayectoria ejemplar, nos contó que lo que le inspira es “la infancia de los adultos, la curiosidad por entender el niño que fueron para entender el adulto que son ahora, porque encuentras muchas heridas, mucha frustración y mucho miedo, no nada más encuentras alegría y sonrisas”. Se ve a sí mismo como un activista porque cuando una profesión se toma para cierta idea política, cultural o social, inevitablemente se vuelve activista, y ese es el caso del póster.

Cartel oficial de la marcha 2017
Click para ver grande

Esta imagen está sobre todo inspirada en niños indígenas, niños prehispánicos, para representar a México como una persona durante su infancia. El póster es un escudo, “porque aunque ‘el Imperio gay’ tiene bandera, pero no tiene escudo, (…) porque un escudo defiende y da una identidad“, con todas las diversidades sexuales representadas en sus colores vivos, pero con el estilo único de El Niño Terrible. Y aunque reconoce que su póster ha generado un poco de controversia, en general ha tenido buena aceptación incluso fuera de la comunidad de la diversidad sexual.

“Espero una marcha muy festiva, muy colorida, espero que la gente haga consciencia sobre el gran contraste que tenemos en el país [entre la Ciudad de México y provincia]”, dice, ya que mucha gente de otras ciudades viene a celebrar, pero regresa y no hace nada, o poco, o no le permiten hacerlo, y falta mucho por hacer en cuestión de derechos. Por eso, considera que lo más importante es la información, odias o criticas por miedo, pero es un miedo que se puede borrar informándose.

El Niño Terrible tiene piezas tanto para niños como para adultos, tanto para heterosexuales cisgénero como para cualquier color de la bandera del arcoíris. Así, le deseamos mucho éxito en sus proyectos futuros (como la próxima exposición “La Niña de mis Ojos”, en honor a Frida Kahlo, en Tlaxcala), y le agradecemos su colaboración para el evento anual más importante de nuestra comunidad en el mundo.

La XXXIX Marcha del Orgullo LGBTTTI en la Ciudad de México es el 24 de junio. Ahí nos vemos.