Hoy les hablaré de algunos personajes destacados por sus aportaciones al arte y la cultura y que al mismo tiempo de llevar una vida pública como artistas, fueron sumamente francos y abiertos con su orientación.

Comencemos con la leyenda del arte pop, el pintor, ilustrador y cineasta Andy Warhol. Andy siempre fue abiertamente homosexual, a pesar de que incluso se le consideró una persona muy espiritual y religiosa durante toda su vida y que acudía con frecuencia a la iglesia de St. Vincent en Manhattan. Su obra fue muy polémica por los recursos homoeróticos que utilizó, sobre todo en sus inicios. Con el tiempo y con la fama pudo pintar prácticamente a cualquier ícono cultural, político, empresarial e incluso objetos de consumo que quiso darse el lujo de pintar.

Andy

Andy

Se sabe que vivió una vida muy disipada en los ’70s; asiduo del famoso Studio 54 que estaba en pleno apogeo, haciéndose acompañar igual de empresarios, artistas y personalidades del jet set neoyorquino. También fue anfitrión de innumerables fiestas privadas e incluso orgías en las que nunca participó, dada su rumorada y no confirmada asexualidad y su preferencia por el voyeurismo. A pesar de los rumores, se dice que entre sus amantes se pueden contar, entre otros, el poeta John Giorno, el también artista Jean-Michel Basquiat y el escritor Truman Capote, pero al parecer la química se rompió cuando según Andy, ‘Truman me metió la polla en la boca y no sentí nada’ (Ouch :S).

Truman

Truman

Y hablando de Truman Capote… A los 21 años escribió su primera novela en la que ya planteaba de forma abierta la homosexualidad como un tema literario; escribió varios libros pero el que finalmente le retribuyó mayor reconocimiento público fue “Desayuno en Tiffany’s”, que a la postre sería adaptada al cine. Años después cambiaría la perspectiva de la narrativa y el periodismo norteamericano con su novela ‘A Sangre Fría’.

Auto-destructivo por un pasado familiar atormentante y por ende depresivo, Truman también era todo un personaje lleno de excentricidades. Era amigo de personajes muy encumbrados de la sociedad como el mismo Andy Warhol y Jackie Kennedy, pero perdería a muchas de sus amistades luego de publicar en un libro muchas de sus vivencias íntimas, lo que lo llevaría a una mayor depresión y autodestrucción hasta morir en soledad. En su último libro se describió de la siguiente forma: “Soy alcohólico. Soy drogadicto. Soy homosexual. Soy un genio.”, evidenciando con qué tanta claridad veía sus vicios pero también los que quizá fueron sus dos mayores orgullos.

Relacionada: Bullying obligó a Monsiváis a permanecer en “El Clóset de Cristal”.

Federico

Federico

Otro prolífico escritor con vida públicamente Homosensual fue Federico García Lorca. Federico tuvo una trayectoria literaria y artística que lo convirtió en el escritor de mayor influencia y popularidad de la literatura española en el siglo XX.

Participó activamente en cuestiones políticas a pesar de no ser parte de ninguna corriente en específico, lo cual le facilitaría ser Ministro de Instrucción Pública en España. Escribió una buena cantidad de dramaturgias entre las que destacan La casa de Bernarda Alba’, ‘Bodas de Sangre’ y ‘Yerma’ y poemarios como ‘Romancero gitano’, ‘Poeta en Nueva York’ y ‘Sonetos del amor oscuro’, libro póstumo en que sus poemas hacen referencia por igual a su melancolía, desencanto por la vida y sus amores homosensuales, lejanos, entrañables. Luego de viajar por Nueva York, La Habana y Buenos Aires, regresa a España sólo para ser perseguido y fusilado por sus simpatías de izquierda, por hacer teatro crítico y por su orientación.

images

Reynaldo

De cierto modo la vida de Reinaldo Arenas, escritor y poeta cubano, se parece a la de Federico. Públicamente Homosensual, fue un crítico del régimen castrista en Cuba que de principio apoyó pero de la que luego fue excluido optando por la disidencia y la consecuencia obvia: la persecución por sus ideas y por su homosexualidad, lo cual le cerró las puertas para desarrollar una carrera literaria e intelectual (‘en Cuba, no hay nada peor que ser escritor, disidente y ‘maricón’, como el mismo Reinaldo decía); mucho menos podía salir del país, lográndolo sólo cambiando ligeramente su apellido en su pasaporte.

Logró asentarse en Nueva York desde donde pudo publicar sus libros, mayormente novelas, narrativa breve, poesía y su autobiografía titulada ‘Antes que anochezca’, adaptada posteriormente al cine. Es ahí en el exilio donde lo diagnostican como portador del VIH/SIDA y tres años después, hundido en depresión por su estado de salud y las condiciones que vivió como exiliado, terminó suicidándose.

Harvey

Harvey

El otro lado de la moneda es Harvey Milk. Harvey, quién al contrario de ser perseguido, utilizó la política en favor de los derechos gay; fue el primer hombre abiertamente Homosensual en haber sido elegido a un cargo público en los Estados Unidos. Harvey mantuvo su orientación sexual hasta que fue adulto. Inquieto, se asentó en el Distrito de Castro en San Francisco que ya en esa época (1972) contaba con una fluida e importante comunidad HomoSensual.

Ahí inicia su negocio de fotografía que luego, a medida que sus intereses como activista y político fueron mayores, fue el centro neurálgico para la organización de sus campañas. Se postuló como Supervisor de la ciudad y encontró una amplia resistencia por el orden político gay de entonces. El apoyo que logró obtener fue el suficiente para obtener el cargo, apodándose a sí mismo como ‘el alcalde de Castro’, además de impulsar más férreamente la defensa de la comunidad LGBT+ contra las iniciativas discriminatorias.

Se convirtió en un verdadero ícono, además de poner de manifiesto el hecho de que los gays podían llevar una vida honesta y de éxito, destruyendo los mitos que el grueso de la población tenía contra la comunidad. Harvey fue asesinado junto con el entonces alcalde de San Francisco George Moscone, a manos de un ex concejal conservador con una fuerte postura contra de los derechos LGBT+ que había renunciado a su puesto bajo el argumento de la ‘creciente corrupción en la ciudad’ por la aprobación de iniciativas en pro del colectivo gay.

Quizá actualmente para muchas personas con cierto nivel de poder o fama no sea fácil llevar una vida abiertamente homosensual, o crean que ello afectará su imagen o sus intereses, pero estos personajes nos demuestran que la homosensualidad y la vida pública pueden empatar muy bien; y si consideramos que salieron adelante en épocas con conceptos muy cerrados sobre el tema de la orientación y los derechos de la comunidad, ahora con tanta información y apertura debería ser menos azaroso.