Escalinata

Escalinata

El arte es algo que muchos de nosotros disfrutamos, sin importar nuestra orientación sexual o identidad de género. Aunque el Museo Nacional de Arte no es explícitamente #Homosensual, CLARO que muchas de sus piezas las disfrutamos los #Homosensuales. Y no hablo únicamente de desnudos masculinos para los gais o femeninos para las lesbosensualas. Hablo de verdaderas piezas que nos conmueven y nos hacen reflexionar sobre nuestras decisiones y sentimientos, compartidos por todos. Aunque sobra decir que muchos de los visitantes no son NADA feos, y de entrada, si vamos y ligamos, ya sabemos que al menos su cabeza no está vacía, y que hay algo en común: el amor por el arte.

Salón

Salón

Desde que uno empieza a acercarse al edificio neoclásico en el Centro Histórico de la #CDMX, la impresionante fachada y la monumental estatua ecuestre de Carlos IV de España (de Manuel Tolsá), le dan a uno la bienvenida. Incluso es muy probable que en la explanada frontal encontremos a grupos de bailarines o artistas callejeros. Tan solo entrar al antiguo Palacio de las Comunicaciones hace que la visita valga la pena, con la espectacular escalinata central, los ventanales, los murales, las columnas y los espléndidos detalles arquitectónicos.

2016-01-23 17.02.53

Exposición temporal Los Modernos. Foto de Brenda Soriano

Como en la moda, claro que hay tendencias y estilos (dependiendo del tiempo y el lugar en el cual nos encontremos): renacimiento, impresionismo, barroco, etc. El día de hoy, el #MUNAL nos trae una de las corrientes más aclamadas, el siglo XX y los artistas Modernos. Entre sus secciones están los retratos, la luz, el color, la abstracción, el espacio y el surrealismo.

En esta exposición temporal, hasta el tres de abril, podemos ver a muchos clásicos. José Clemente Orozco presenta piezas con el estilo rojo y dramático que ya conocemos. Pablo Picasso, como siempre, nos reta artísticamente. Somos testigos de una curiosa etapa de Remedios Varo (cuando no tenía fondos para materiales, y que refleja en estas pinturas). Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros nos confirman sus posturas históricas y sociales.

¿Quién no ama los brillantes colores de Matisse o de Tamayo?

Sin embargo, también hay algunas piezas que GRITAN homosensual. Empezando con uno de los grandes, podemos ver algunas piezas de Francis Bacon, quien en general se caracteriza por retratos deformes, y por un estilo atrevido, grotesco, sensible y crudo. También pueden ver el autorretrato del twink Emilio Baz Viaud (1935), o el copetazo de la Cabeza Cubista de Germán Cueto (1948).

Manuel Vilar: Tlahuicole, general tlaxcalteca (1851)

Manuel Vilar: Tlahuicole, general tlaxcalteca (1851)

La exposición permanente presenta más bien arte mexicano desde mediados del siglo XVI hasta mediados del XX. Prepárense para muchos paisajes de Velasco (los mismos que vimos en el libro de geografía de la SEP hace… un tiempo). Retratos más fashionistas son, por ejemplo, los de el niño Joaquín Fernández de Santa Cruz (de Nicolás Rodríguez Juárez, 1695) o del Virrey Duque de Linares (del hermano del artista anterior, Juan, 1717). Pero si lo que buscan es arte menos PG-13, busquen los San Sebastianes de piedra (José María Labastida, 1830; Felipe Valero, 1837) o estatuas de guerreros (también de Labastida).

Todos estos artistas han servido de inspiración para muchos de sus colegas en su tiempo y en la actualidad, y con razón. Una pintura, una escultura, un edificio, una coreografía, una melodía, un poema… ya sea que nosotros lo creemos, o lo recibamos, siempre es una válvula de escape, una oportunidad de expresarnos. Incluso la misma pieza de arte puede tener diferentes significados para la misma persona con el paso del tiempo o con el cambio de humor.

munal

Dense una vuelta, no se van a arrepentir.