Sinópsis: Tres inocentes pastorcitas: Blandina, Severina y Luminosa, quienes de vez en cuando les gusta viajar con yerbas non santas, se les aparece en uno de sus viajes un sexy Arcangel de nombre Gabriel, quién les anuncia que el mesías prometido está próximo a nacer y entusiasmadas se dirigen a Belén.

Pachecas a Belén

Pachecas a Belén

Es un clásico de nuestro país que en estas fechas se nos presente, en diferentes lugares y formatos, eso que llamamos “La pastorela”, la historia de estos pastores iluminados para visitar el pesebre donde, según la tradición, ha nacido “el redentor”. Las pastorelas mexicanas están por todos lados, se manifiestan como un evento de celebración, quizá ahora, un poco alejadas de la realidad religiosa y enfocadas en la comedia que reivindica nuestra identidad. “Pachecas a Belén” es una obra de teatro que juega con voluntad asistida al evento primario del redentor, pero que la adereza con una sátira sobre el espectro mexicano en el que nos desenvolvemos día a día. Con treinta años de tradición, este montaje nos recuerda lo fácil que es reírnos de nuestro entorno, lo sencillo que es recurrir a nuestro México para generar un rato de alegría. Cada época decembrina, El Centro Cultural El Foco, nos trae de vuelta una obra que más que ser una pastorela, es una evocación al travestismo, al juego de roles de género y al mundo drag.

Tres hermanas iluminadas por un ángel, semi desnudo y de cuerpo de tentación, se ven envueltas en un viaje a Belén, con la intención de llevar ofrendas al recién nacido. ¿Es esto un hecho real o es producto de su cercanía con la María Juana? Una de ellas, Luminosa, busca constantemente salir de su entorno y poder trabajar en un table dance, al ritmo de canciones de Shakira, otra más, Blandina la regordeta, piensa en comida y en mantener unida a la familia y en tercer lugar, está aquella que entiende que desde una silla de ruedas debe mantener el control de sus dos hermanas descarriadas, Severina.

Pachecas a Belén

Pachecas a Belén

Pastoras a Belén tiene la regla básica de los cuentos de hadas. Dice Guillermo del Toro (y no sólo él) que la regla de tres es imprescindible para contar una historia que nos acerque a la infancia, que nos emocione, nos haga reír y nos recuerde que en la ficción, todo es posible. Esta regla se manifiesta en múltiples historias; las tres hadas madrinas, los tres deseos, las tres puertas, las tres pruebas, las tres hermanas del inframundo de Hércules, los tres mosqueteros, las tres hienas del Rey León, las tres villanas de Cenicienta. Aquí, en Pachecas a Belén, la carcajada se suelta al por mayor, no se limitan por el escenario, juegan con el público, lo hacen parte de lo que está sucediendo y miran directo a los ojos.

Pachecas a Belén

Pachecas a Belén

Los aciertos contundentes de este montaje son sin duda sus interpretaciones. Quizá el trazo escénico sea sencillo, pero cada uno de los actores pegan fuerte en su papel que lo demás se olvida. La interacción entre las hermanas, los chistes improvisados, la seguridad escénica y las tablas de cada uno de ellos, nos permiten disfrutar de la obra de manera orgánica. Probablemente, para algunos, el recurrir a lugares comunes de los espectáculos de drag queens pueda parecerles predecible, pero seamos honestos, ¿A quién no le divierte este tipo de comedia y más si es aplicado a la idea de la pastorela? Hay instantes, dentro del montaje, donde se vienen a la mente los recuerdos de aquel niño que hizo de árbol tres en la obra de teatro de la primaria, existe la evocación  a las peleas de hermanos y a la risa religiosa.

Pachecas a Belén, es gracias a sus actores y a su dirección, una farsa gozosa del advenimiento, adornada en tacones y hombres que visten de mujer.

Su mayor fallo es quizá la producción, la obra es hilarante, pero su juego escenográfico se queda pobre a lado de las interpretaciones. Al final, unas mantas impresas son lo que menos nos importa cuando la risa escapa de nuestra garganta.

La travesía de las hermanas pachecas es un montaje acertado, que cuestiona la relación entre el bien y el mal, que evoluciona de una simple pastorela y reafirma la ineficacia de los tabúes sociales, la bondad es maligna, el mal es benigno. Nos habla de la familia, de los viajes inesperados, de la comedia audaz y de la retórica de la ensoñación. Si esta obra fuese montada en un espacio público, nos toparíamos de frente con un coliseo romano, donde no se pide sangre ni muerte, sino risa y desparpajo, donde deseas que culminen su viaje y al mismo tiempo, esperas que dure lo suficiente, que permanezca hasta la siguiente carcajada. Por algo, treinta años de montaje los avalan.

Pachecas a Belén

Pachecas a Belén

Temporada: Hasta el 29 de enero de 2017

Horario: Diciembre. Miércoles  28 a las 20:30 horas. Viernes 30 a las 20:30 horas.

Enero. Miércoles 4, 11, 18 y 25 a las 20:30 horas. Sábados 7, 14, 21 y 28 a las 19:00 horas. Domingo 1 a las 18:00 horas.

Centro Cultural “El foco”. Tlacotalpan 16, Col. Roma Sur, CP 06700, Cuauhtémoc, Distrito Federal
Teléfono: 5574 9011

Dramaturgia: Perla Loreta Hayworth y Fragancia Tixou
Dirección: Jorge Cahero
Elenco: Sergio Alazcuaga y Carlos Spíndola, David Fierro, Daniel Fierro e Italo Londero, Rogelio Suárez y Hans Derek, Jorge Cahero y Alex Sol “La Gorda”, German Gastelum.