«Giose sabía que Christian y él seguirían siendo amigos. Los hombres que han sido amantes no se dejan con ese rencor vengativo de los heteros. No se condenan a póstumas y mezquinas escenas de celos. Se despiden, con dignidad, deseándose buena suerte».

Eres como eres, Melania G. Mazzucco.

La historia de una niña valiente en un mundo de cobardes, de prejuiciosos, de fanáticos religiosos que se escudan en su moralismo decadente y que además de todo aseguran que el verdadero amor solo es posible bajo los estándares de la pareja heterosexual y por consiguiente de lo que ellos llaman “la familia natural”. Eres como eres, está considerado en Italia como un libro extremadamente peligroso y que ha sido prohibido en las escuelas por promover un tipo de familia que al parecer amenaza la supervivencia de la humanidad entera.

Portada de Eres como eres (2016), Ed. Anagrama.

Mazzucco relata la historia de Eva, que tiene once años y fue concebida en Armenia gracias a un vientre de alquiler por una pareja de dos hombres: Christian y Giose. Todo en el mundo de la protagonista marcha bien, pero pesar de que en su entorno se siente seguro, Eva no alcanza a percibir los prejuicios que la rodean. Un día, Christian, profesor de universidad y padre legal de la chica, muere en un accidente y entonces su vida da un giro radical. Ante la repentina muerte de su padre, la familia de Christian que por cierto goza de una gran ventaja económica sobre su otro padre (músico de punk-rock cuya carrera quedó pausada) deciden separar a la pequeña de él, bajo el argumento de que a efectos legales, Eva lleva el apellido de Christian y por lo tanto nada tiene que ver con Giose. Esto puede darles una idea de por qué la gran controversia en Italia con respecto a este libro, ya que a pesar de que ya existen muchos niños que son hijos de familias homoparentales, sus casos han sido invisibilizados debido a que el Parlamento aún no ha tomado una decisión respecto a la “Ley Eva”, una iniciativa que pretende que los padres biológicos de parejas homosexuales sean reconocidos como padres legítimos de los niños y no como el caso de la protagonista de la novela cuya patria potestad está asignada solo a uno de sus padres. A pesar de que Italia aprobó el matrimonio igualitario en mayo del año 2016 y ha hecho historia en algunas ocasiones en Roma  y Florencia al reconocer a algunas familias diversas, la polémica continúa, principalmente por la gran influencia del Vaticano en Italia; de ello deriva el Eres como eres se encuentre aún en la mira de tus tías las señoras católicas que insisten en que las parejas del mismo sexo no deberían formar una familia.

La historia de Eva es excelente, precisamente porque la autora no repara en denunciar las injusticias que se cometen contra los hijos de familias homoparentales y las parejas que adoptan o conciben a través de la gestación subrogada.

Además de que la autora explora a través de este caso en los cambios sobre la idea de la masculinidad y cómo a lo largo de los años (y en gran medida gracias al colectivo LGBTI+) se ha venido transformando.

Hablando un poco más de la historia, la dinámica que maneja la autora se centra en la historia a partir de que luego de un desafortunado evento con sus compañeros de clase que la acosaban constantemente, Eva decide emprender la búsqueda de su padre Giose a quien no ha visto desde hace tres años; un viaje que coincide con un cambio importante en su vida ya que la protagonista está dejando de ser una niña. Durante este viaje, Melania reconstruye el proceso de concepción y nacimiento de Eva, así como la historia de amor entre Christian y Giose, desde cómo decidieron ser padres hasta el viaje a Armenia para implantar el óvulo fecundado. Y si con esto no les parece suficiente, la serie de reflexiones que Christian hace sobre la relatividad del tiempo completan un argumento sólido armonizado con bellísimos momentos en los que es imposible no tomarse un momento entre páginas para reflexionar un poco sobre las relaciones propias, tanto las familiares como las de pareja, sobre todo porque la autora a través de sus personajes propone muchas situaciones en las que dichas relaciones se ven afectadas por los estereotipos tradicionales.

El gran mérito de esta historia, es la forma en que la autora logra conmover respecto a una historia de amor y de esperanza, al mismo tiempo que denuncia cómo en Italia y otros países se ha puesto a las familias diversas ante los tribunales como si se tratase de un delito. Mazzucco logra transmitir un poderoso mensaje que acontece delante de la mirada del lector que conforme avanza es imposible no sentir el querer correr junto a Eva y ser parte de la gran misión que ha tomado en sus manos.

Foto: Corine Veysselier

Definitivamente es una novela que no solo van a disfrutar, estoy seguro que van a recomendarla y sugiero que lo hagan sobre todo con aquellas personas que aún se muestran renuentes o ingenuas respecto a la diversidad en las familias. Así que espero que pronto la lean y me compartan su experiencia con esta novela.

No olviden que pueden dejar sus comentarios o recomendaciones acá abajo, o seguirme en redes sociales para platicarme lo que quieran.

Gracias por leerme… felices letras.

¿Qué opinas?