Diego Rivera y Pablo Picasso son indudablemente dos de los genios más impresionantes de la historia del arte, y quienes vivimos o quienes visiten la Ciudad de México, podrán disfrutar de una muestra selecta de estos artistas contemporáneos en el Museo del Palacio de Bellas Artes.

Esta exhibición de pinturas, esculturas y bocetos de Pablo Diego José Francisco de Paula Juan Nepomuceno Cipriano de la Santísima Trinidad Ruiz Picasso *toma aire* y Diego María de la Concepción Juan Nepomuceno Estanislao de Rivera y Barrientos Acosta y Rodríguez (o sea Diego Rivera y Pablo Picasso) estarán en Bellas Artes hasta el 10 de septiembre, así que aunque todavía hay tiempo, no se confíen, ya que sobre todo en fines de semana la cola bajo el sol (o bajo la lluvia) no está padre #PicassoRivera

Marinero Almorzando de Rivera

Antes que otra cosa, no necesito aclararles que ni estos artistas ni su trabajo fueron LGBT. Sin embargo, debo decir que entre las piezas que pueden ver en esta ocasión, claro que hay algunas de ciertos caballeros que seguro les recordarán a algún amigo, un objeto de deseo, o incluso se podrán ver reflejados ustedes mismos. Les hablo de hombres que modelaron para estos artistas, muy arreglados con bombines, bigotes y corbatas (elementos que muchos heterosexuales suelen fallar al usarlos). Además, también hay una serie de dibujos de Picasso que muestran su pasión por la mitología clásica, sobre todo por el personaje del Minotauro, y estos bocetos seguro les van a traer bonitos recuerdo de las últimas veces que fueron a bares de osos… no les cuento más.

La Flauta de Pan de Picasso

Relacionada: Andy Warhol en el Museo Jumex.

En el recorrido se hace una comparación simultánea de la vida de Rivera y Picasso, se analizan las influencias europeas y americanas, se desmenuza el estudio de los clásicos, y en general se reflejan sus estilos más representativos como el Cubismo, corriente que los unió como amigos. Las culturas, los eventos históricos, y las vidas tan intensas de ambos les dieron forma a mentes artísticas inigualables y maravillosas que hoy admiramos.

Además de Diego Rivera y Pablo Picasso, sobra mencionar que la cartelera del hermoso Palacio de Bellas Artes nunca defrauda, así que échenle un vistazo y cambien una tarde de Netflix por algo un poco más cultural. El restaurante es delicioso (les recomiendo la baguette de rosbif con french dip), y bueno, ya que están por la zona, dense una vuelta por la Alameda Central o váyanse por una chela al Marra.

¿Qué opinas?